Cobra Silenciadores Caceria-jerry
Likes Likes:  0
Resultados 1 al 11 de 11
  1. #1
    Fecha de Ingreso
    27 May, 14
    Ubicación
    DF
    Mensajes
    68
    Me Gusta (Otorgados)
    0
    Me Gusta (Recibidos)
    12
    Total donado por

    sobrelahojarasca     $ 0.00

    Predeterminado Cacería de cola blanca en Veracruz




    Y partimos rumbo al Golfo de México. No íbamos a llegar a la costa, al puerto de Veracruz. No. Nuestro destino era Sochiapa de Bellreguart, verde, vital y hermoso jardín de delicias para la vista y tesoros para la memoria, ubicado en el municipio de Tenampa. Lo que motivó el viaje fue el anhelo de cazar una de las subespecies de venado cola blanca más exótica y bella, el selvático y tropical veracruecis.





    Con el Pico de Orizaba como Norte, conducimos durante seis horas en dirección a la preciosa UMA. Tomamos la salida al Fortín, cruzamos Monte Salas, Monte Blanco, Chocamán, Coscomatepec, Huatusco de Chicuellar y Totutla. Hasta que al fin llegamos a Tenampa. Cuando arribamos rancho, nos recibieron con brazos abiertos y entregados para cumplir sueños mi querido Carlos Ros, Marcos, Minicio, Juan y Bertha. Un equipo espectacular, trabajador y eficaz. Pero sobre todo, a todísima madre.







    La primera noche, bajo una carismática y linda palapa, cenamos unas ricas baguetes acompañadas de chiles jalapeños y un par de cervezas. Durante la merienda, los cazadores interrogamos, ávidos de conocer acerca del lugar, del venado de la zona, de la cacería, a Carlos: ¿y aquí cómo se caza, espiando o campeando? ¿Qué posibilidades de éxito das? ¿Qué tal el calor a medio día? ¿Crees que no llueva? ¿Cómo les ha ido a los otros cazadores que han venido? ¿Cómo está el plan para mañana? ¿Cuánto tiene la UMA? ¿Qué tal es el cola blanca de aquí?


    Después de tomar un poco de whisky para descansar bien, extendimos encima de los catres los eslipins, nos enfundamos en ellos, y dormimos arrullados por el licor y el cantar de la sierra veracruzana. Sobre nuestros cuerpos dormidos, el sol ansioso por salir esperaba impaciente su turno para poder ser testigo de una de las cacerías más emocionantes que he vivido. Y entonces desperté.


    Las cinco de la mañana nos alcanzaron antes de que pudiéramos arrancar la carrera hacia la profundidad de los sueños. Desperté ágil y rápidamente me espabilé. Me vestí y salí a dar voraces bocanadas de aire limpio para sentirme limpio y puro. Afuera golpeaba con sutileza un viento delicadamente frío y se sentía un poco de humedad. Todo mi entorno olía a mañana de cacería, la naturaleza seducía con sus encantos y el aroma a café me llamaba a gritos. Seguía oscuro.


    Mi primo, hermano y amigo Memo y yo, desayunamos ligero y marchamos siguiendo a Minicio, dejando detrás los ¡suerte!, ¡tráiganse uno bueno!, ¡éxito!, camino hacia el espiadero, con la expectativa a flor de piel, con las esperanzas hirviendo y con unas ganas enormes de cazar.











    La primera mañana no cazamos nada. No vimos nada, salvo loros y otro tipo de aves que organizaron una parranda ruidosa y caótica arriba de nuestras cabezas. Las últimas horas de espiar se escurrieron lentamente, acompañadas de una cada vez más intensa conversación. Como buenos rifleros, bien lo dijo Carlos, luego de un par de horas de espiar, nos ponemos a platicar, un poco al principio, como comadres al final.


    Esa tarde nos contó Ros que nunca, en todos los dieciocho años del rancho, había cazado alguien en la mañana, lo que significaba que me quedaban dos oportunidades reales más. La tarde de ese, el primer día de cacería; y la tarde del día siguiente. Las tres mañanas faltantes eran billetes de lotería. Y ya.


    Desayunamos chilaquiles con huevo. Una delicia. Y al terminar el desayuno, Minicio, mi guía, nos recomendó salir a apuntar los rifles. Yo me rehusé. Mi Ceska Zbrojovka 550 Lux calibre .30-06 SPR no necesitaba ser apuntado. Confiaba y confío ciegamente en él. Sin embargo, de todos modos partimos rumbo a las caballerizas a tirar unos tiros con el .270 WIN de Carlos y su .243 Winchester. Nos reímos un rato y cada quién tiro uno o dos tiros.





    Después de disparar, el guía y Carlos me comentaron que para la salida de la tarde no iban a poder acompañarme mis amigos, que a donde me iban a llevar solamente podíamos ir Minicio y yo, caminando o a caballo. Así que decidí que nos fuéramos caminando. Y a la 1.30 PM empezamos a caminar.


    Salimos a pie de la palapa. Pasamos las caballerizas y nos engulló el monte.


    En el trayecto hacia el espiadero botaron algunas hembras de venado cola blanca, siete para ser precisos. Y justo antes de subir al árbol, a unos cien metros del stand, Minicio se quedó helado, se escuchó el golpeteo y el crujir de ramas y me volteó a ver soltando en un suspiro ¡macho! De seis puntas. Esa expresión me volvió a encender, a llenar de emoción. Ese venado al rato, como a las cinco y media va a ver que va a entrarnos. Eran las tres treinta de la tarde. La caminata había durado dos horas húmedas, gélidas y algo cansadas.


    Durante la espiada, en la primera hora, vimos tres hembras distintas. Cada que entraba una, me aferraba a mis binoculares con la inútil ilusión de que de pronto de crecieran cuernos. Pero mis esperanzas, todas, acababan naufragando en la isla del desengaño y la derrota. Empero lo anterior, una llama siempre se mantuvo encendida, pues todas las hembras súbitamente comenzaban a sentirse muy nerviosas, a actuar de forma muy inquieta. Por ahí debe andar un macho, decía Minicio. Sienten que algo viene. No es normal que actúen así de perturbadas.















    Dos horas y nada. No obstante, a las 5:40 decidí asomarme al pie del árbol donde pacientemente esperábamos para…por si las dudas. Y ahí lo vi, a un venado macho. Inmediatamente me inundé en nervios y ansiedad. Lo tenía a escasos ocho metros. Y le dije a mi guía, que ahí había un macho; y él que pos entonces no se mueva; y yo, pero necesito verlo con los lentes; y él que no, que no se mueva. Yo ahorita lo checho. Y yo sudando, paralizado, tenso. Y él, es de cinco puntas, joven. Y yo que no creo que me importe; y él que aguántese que nos está viendo. Y ahí frente a nosotros se detuvo, me quedé mirándome con el venado. Nos veíamos fijamente. Él abajo, a unos cincuenta metros, con las orejas extendidas y con un hielo de alarma que lo mantenía totalmente estático. No se mueva. No se mueva. Y yo sin poder colocar mi rifle, sin poder echarle los binoculares ni ponerle la cruz de la mira telescópica para verlo mejor.


    En la punta de mi nariz una gota de sudor pendía delicada y vacilante. Y cayó.


    Luego de una febril y perturbadora quietud de cinco larguísimos minutos el venado nos dio la espalda y se dirigió rumbo al comedero, lentamente, con la cola blanca revoloteando. Y por fin pude subir mi rifle y subirle una bala a la recámara.


    Aguántese que allá va a entrar otro mejor. ¿Dónde? Allá, del lado derecho, se ve rojizo; viene con una hembra. Ya va caminando para el comedero. Por fin lo vi. Claro que era un venado mejor. Se le veía en el cuello pesado, en el andar sigiloso y pausado, pero sobre todo en el color, el grueso y el perlado de los cuernos. No me preocupé ni por la cantidad de puntas. Era venado viejo y eso era lo importante. Mas tenía que andarme con cuidado. Porque ahí seguía el otro, el asustadizo y joven macho que se le veían intensiones preocupantes de arruinarme el momento, la fiesta de sentimientos y sensaciones. No se mueva, que si ese otro corre, va valer madres todo.


    ¿Está viejo el venado, verdad?, pregunté. Es venado viejo. Sí, me respondieron.


    Con el mayor disimulo, con toda la parsimonia que pude, apunté al cola blanca. Los últimos rayos de sol lo impactaban directamente, por lo que se veía majestuoso, iluminado, solar. Coloqué la cruz de mi mira telescópica en el hombro del macho y comencé a apretar el gatillo. Detonación. 150 granos volaron. Golpe seco. Muerte súbita, ética, humana. Escándalo. Alegría. Emoción. Luego del disparo, el venado yacía inanimado, inmóvil, quieto, pasivo. No sufrió. Simplemente un ser vivo mortal había muerto con dignidad, sin perecer escuálido y morir devorado por las bestias carroñeras. Pronto colgará como un trofeo querido, entrañable, inmortal. Esa tarde obtuvo su boleto a la inmortalización.


    Nos tomamos las fotografías. Comentamos la caza mi guía y yo. Luego caminamos a un punto alto donde podían pasar a recogernos. Qué felicidad. Tenían dos años de no cazar cola blanco en Sochiapa de Bellreguart. Fui el afortunado en cambiar esa suerte.



























    Esa noche celebramos. Cenamos delicioso, bebimos algunas copas para festejar y sostuvimos una interesantísima conversación sobre los venados cola blanca de México, los estudios realizados sobre éstos y su cacería con Carlos Ros.


    El resto de la cacería consistió en comidas exquisitas, veladas sabrosas y amenas, en recorridos por el rancho, que es uno de los más bonitos que he conocido en mi vida.

























    En fin, fue un éxito. Y por ello agradezco a mi amigo Carlos y a todo su equipo.























    El regreso de Veracruz fue más como el retorno de un sueño realizado y cumplido.


    Fin.

    Cazando Sobre la Hojarasca: Cacería de venado cola blanca en Veracruz

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    23 Feb, 12
    Ubicación
    Madero
    Mensajes
    4,329
    Me Gusta (Otorgados)
    321
    Me Gusta (Recibidos)
    251
    Total donado por

    deerhunter77     $ 0.00

    Predeterminado

    Excelente relato¡¡
    ¡¡¡ que bonita es la caceria......cuando es hermosa¡¡¡¡¡ palabras sabias

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    09 Jan, 12
    Ubicación
    edomex
    Edad
    38
    Mensajes
    243
    Me Gusta (Otorgados)
    8
    Me Gusta (Recibidos)
    16
    Total donado por

    MIRANDA I     $ 0.00

    Predeterminado

    Que buenos relatos de sus cacerías compañero felicidades
    REFERENCIAS DE COMPRA-VENTA.

    Rabino 18
    Mayor M
    fantomas22
    cal38s
    Mr.Texas
    marlinm60
    victor Eladio
    aim_double_tap
    Outsider
    jose luisl
    mcied-Susej.45
    Edgarphdz
    Outdoor Store
    Pepinoax
    Alexxx


  4. #4
    Fecha de Ingreso
    15 Jul, 08
    Ubicación
    D.F
    Edad
    47
    Mensajes
    571
    Me Gusta (Otorgados)
    30
    Me Gusta (Recibidos)
    45
    Total donado por

    amilcar     $ 32.00

    Predeterminado

    Felicidades compañero buen relato, buenas fotos y buena caza.

    seria tan amable de proporcionar informes de la uma y en cuanto sale la caza de venado cola blanca?

    Saludos

    amílcar
    Última edición por amilcar; 11/11/2014 a las 13:10 PM

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    04 Feb, 14
    Ubicación
    Santiago
    Mensajes
    1,741
    Me Gusta (Otorgados)
    49
    Me Gusta (Recibidos)
    57
    Total donado por

    KSV     $ 0.00

    Predeterminado

    Excelentes crónicas
    felicidades

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    16 Aug, 12
    Ubicación
    Puebla
    Mensajes
    795
    Me Gusta (Otorgados)
    1
    Me Gusta (Recibidos)
    11
    Total donado por

    alexpba     $ 2.50

    Predeterminado

    me gusto el relato felicidades
    Lex .

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    07 Oct, 07
    Ubicación
    San Rafael,Ver.
    Edad
    62
    Mensajes
    283
    Me Gusta (Otorgados)
    27
    Me Gusta (Recibidos)
    13
    Total donado por

    meunier     $ 10.00

    Predeterminado

    Buen escritor y mejor Cazador.
    Felicidades.

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    28 Oct, 09
    Ubicación
    DF
    Edad
    48
    Mensajes
    351
    Me Gusta (Otorgados)
    9
    Me Gusta (Recibidos)
    82
    Total donado por

    sergio s     $ 40.00

    Predeterminado

    Buen relato e interesante, hace a uno adentrarse en eso lugares.

    Felicidades.

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    12 Jun, 14
    Ubicación
    Guadalajara
    Mensajes
    1,221
    Me Gusta (Otorgados)
    0
    Me Gusta (Recibidos)
    20
    Total donado por

    machindaxter2012     $ 0.00

    Predeterminado

    Buen relato y buenas fotos
    REFERENCIAS
    pam1000
    juan carlos rodri


    Sr. Soze

    sabrosoart

    ADJ38

    memopalomita

    RUGER07
    Ricardo Velazquez

    DrMech

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    06 Nov, 07
    Ubicación
    acapulco gro.
    Edad
    51
    Mensajes
    463
    Me Gusta (Otorgados)
    3
    Me Gusta (Recibidos)
    27
    Total donado por

    Wences Soto     $ 22.50

    Predeterminado

    verdaderamente hicistes que me transportara a esa caceria con tu relato, es como si yo hubiese estado cazando.

    gracias por compartir tu aventura.

  11. #11
    Fecha de Ingreso
    25 Sep, 07
    Edad
    62
    Mensajes
    1,136
    Me Gusta (Otorgados)
    8434
    Me Gusta (Recibidos)
    11272
    Total donado por

    rmontanoruiz     $ 0.00

    Predeterminado

    Excelente relato, es como estar ahí esperando a la presa,,,,aquí si perdió el Master Blaster,,,,la fotos nítidas.

    Fusílenlo, después averiguamos. Pancho Villa

Información de Tema

Usuarios Viendo este Tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas Similares

  1. Cacería de cola prieta en Baja California / II
    Por sobrelahojarasca en el foro Pelo
    Respuestas: 17
    Último Mensaje: 06/01/2015, 14:52 PM
  2. Cacería de cola prieta en Baja California / III
    Por sobrelahojarasca en el foro Pelo
    Respuestas: 17
    Último Mensaje: 10/12/2014, 12:09 PM
  3. Cacería de cola prieta en Baja California / I
    Por sobrelahojarasca en el foro Pelo
    Respuestas: 18
    Último Mensaje: 04/11/2014, 22:45 PM
  4. Respuestas: 8
    Último Mensaje: 05/12/2009, 11:25 AM
  5. El venado de cola blanca, en peligro de extinción.
    Por cjj01 en el foro General de cacería
    Respuestas: 32
    Último Mensaje: 03/11/2009, 11:50 AM

Etiquetas para este Tema

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •