Con mi reciente visita a Calderón, y mi primer botadura al agua (debí tomar fotos...) un pequeño tractor nos remolcó hasta la orilla, se echó en reversa y sumergió mi remolque hasta el punto en que la lancha flotó. Se que dirán que éso no tiene nada de raro pero, y el sistema eléctrico?

No se sí lo sabrán, pero existen dos tipos de remolque, los sumergibles y los de quiebre o "folding". Los primeros no son mas que un estructura metálica con ruedas y suspensión. Su único "demonio" es la oxidación. Los remolques de quiebre o "folding" se llaman así porque el vástago de arrastre (el "tubo " que une al remolque con la bola) está articulado a la mitad del remolque, de modo y manera que al desplazar la lancha con el malacate, el peso de la misma lo hace "levantarse" y es posible botar la lancha con menor profundidad de agua y sin sumergir totalmente el remolque. El mío es de ésos, pero con la emoción ni me acordé.

La razón de abrir este tema es que como han de pensar cuando subimos la lancha al remolque (en su segunda inmersión del día) recordé el sistema eléctrico y dije -utss, maldito cortazo cuando lo conecte a la camioneta- así que esperé un rato con la esperanza de que las calaveras y demás luces de crucero (que no son herméticas ni sumergibles) se secasen. Después de media hora bajo el sol, conecté arnés y puse las intermitentes... todo funcionó sin novedad!!!

No hallo la explicación a ésto; lógicamente si no hay energía durante la inmersión, no hay corto. Sólo habré de desarmar, secar y lubricar todo. Por si las dudas ya tengo unas luces de base magnética. En cuanto peguen botones las fijas, paso al plan b...