Finalmente se han idos los fríos y es momento de desempolvar varas y lancha. Si el supremo no lo remedia, el próximo fin de semana estaré bautizando la lancha restaurada e iniciando varios reclutas que serán la nueva generación en el deporte... ya les contaré como fué todo!