Nada como un Sheridan original