MéxicoArmado: El portal de armas más grande de habla hispana

Puedes registrarte de forma gratuita y convertirte en miembro de esta gran comunidad. ¡Al registrarte, podras participar en los foros y acceder a contenido exclusivo para miembros!

En pro de la Cacería Responsable, el Tiro
Deportivo y la Cultura de las Armas

Cobra Silenciadores
  • Carretes de Bobina Fija


    Los carretes de bobina fija son herramientas de precisión y requieren cuidados especiales que garanticen su correcto funcionamiento con el paso del tiempo.

    Limpieza: Tan sólo con el plomo montado en la línea, realizaremos un lance pleno para deshilvanar la mayor cantidad de hilo posible. Después, antes de recoger, con un trapo o un pañuelo humedecidos en agua dulce, lo resbalaremos en el hilo antes de su entrada en el carrete. De esta forma conseguiremos eliminar gran parte del agua salada retenida en el sedal.

    Sin embargo, antes de guardar el equipo, se debe desmontar la bobina del conjunto del carrete (retirar primero el tapón del freno). De esta forma, lo colocaremos debajo del chorro de agua, procediendo a enjuagarlo. Mientras lo mantenemos bajo el agua se verifica que no quede ningún resto en el sedal.

    Después y con la ayuda de un pincel o un paño, se elimina la arena que hubiera quedado alojada en el asiento y la corona del freno. Conviene además dejarlos durante unas horas en un recipiente con agua y una pequeña cantidad de suavizante suave. Con todo esto eliminaremos los posibles restos de agua salada, sin duda el mayor enemigo del carrete. Transcurridas algunas horas, sacaremos las bobinas del agua y volveremos a enjuagarlas para eliminar cualquier resto de suavizante. Conviene secarlas con un paño, para después dejarlas al aire libre, sin la acción de ninguna fuente de calor directa. Antes de volver a colocar las bobinas deben están perfectamente secas.

    Cuerpo del carrete: Para limpiar el cuerpo del carrete necesitaremos un paño y agua con jabón o con detergente suave. Se humedece el paño y se pasa por todas las partes del cuerpo del carrete, prestando atención a cualquier recoveco en el que pueda haber quedado algún resto de arena. Así, nos aseguraremos de que todos los elementos metálicos se encuentran libres de elementos extraños.

    No someteremos al cuerpo del carrete a un chorro de agua directo, ya que es probable que no sea estanco y le entre agua a los mecanismos, lo que supondría un serio riesgo. Después de esto, secar todo el conjunto con un paño suave y dejarlo al aire libre (pero no con una fuente de calor directa) durante algún tiempo hasta garantizar que está seco al cien por cien. Nunca debemos guardar el carrete húmedo en un lugar que carezca de ventilación, puesto que la humedad genera deterioro.

    Montaje: Una vez limpio y seco, deberemos proceder a montarlo de nuevo. Antes de hacerlo, conviene poner algo de grasa especial para carretes en las zonas del eje, así como aceitar el rodamiento del guía hilos. Tras esto, pasamos otro paño seco, eliminando cualquier exceso de aceite.

    Guía hilos: En un carrete de bobina fija existen ciertos componentes delicados. Estos elementos no precisan de un cuidado constante, pero sí un mantenimiento preventivo para poder garantizar su buen funcionamiento. En el guía hilos recae el correcto hilvanado del sedal y el tránsito de la carga sobre el mismo durante el proceso de recogida. Permite la recogida de piezas que superan la resistencia ofrecida por el sedal utilizado. Además, el guía hilos es responsable hasta del 90% de la durabilidad, desgaste y deterioro de un sedal, fundamentalmente cuando trabajamos con sedales de diámetro reducido.

    La gran mayoría de los guía hilos están compuestos por piezas metálicas y plásticas cuyo eje principal es un pequeño rodamiento inoxidable o cerámico, en cuyo interior hay un mecanismo de bolas o agujas que permiten el giro continuo del conjunto, con un mínimo de fricción.

    Pasos para su mantenimiento:
    • Comprobar que el rodillo exterior del guía hilos no presenta ninguna fisura o estría. En caso de alguna, sustituir el rodillo.

    • Comprobar que dicho rodillo gira correctamente sobre su eje. Si no lo hace, necesita una limpieza. Antes de proceder con esta tarea, tener a mano la ficha técnica con el despiece del carrete, que debe ser proporcionada por cada fabricante.

    • Limpiar el rodillo. Para ello daremos un baño de gasoil o de benceno (el utilizado para la carga de encendedores tipo “Zippo”) a cada una de las partes metálicas del carrete. Después, con la ayuda de un paño y de un pincel, iremos eliminando la suciedad.

    • No usar gasoil para las partes metálicas, las cuales limpiaremos con un trapo previamente humedecido en alcohol rebajado con agua.

    • Al finalizar se procede al montaje del carrete (siguiendo las instrucciones del fabricante).

    • Finalizar la tarea añadiendo unas cuantas gotas de aceite.

    • Todo esto lo haremos cada cierto tiempo y, por supuesto, siempre que observemos que el sedal se desgasta de forma excesivamente rápida.

    Freno
    Usualmente, un carrete de bobina fija dispone de un freno frontal dividido en dos zonas perfectamente diferenciadas:
    Disco de freno (o clouth): Su función es la de aumentar o disminuir la presión ejercida sobre el embrague del frenado. Aunque suele ser muy hermético, debemos evitar que se asienten en él elementos extraños.

    Discos de fricción: Parte más expuesta y alojada en la parte superior de la propia bobina. Está formado por un grupo de discos de fricción. Con esta parte se debe tener cuidado durante el proceso de lavado de las bobinas, ya que debe quedar fuera de la exposición directa al agua, para evitar que pierda su especial lubricación. Nunca depositar grasa directamente sobre estas zonas. Su desmontaje sólo se recomienda en circunstancias muy puntuales.

    Recomendaciones adicionales:
    • Utilice elementos de limpieza adecuados para cada material en concreto.

    • Cuando sea el momento de lubricar, un exceso de lubricación puede resultar contraproducente, porque la suciedad y la arena tienden a pegarse.

    • Para los elementos plásticos del carrete busque los elementos menos abrasivos (agua y jabón neutro son lo mejor).

    • Guardar el carrete con el freno totalmente libre (en los carretes de spinning, se afloja el freno por completo).

    • La tarea de limpieza básica con un trapo húmedo, deberá realizarse cada vez que utilicemos el carrete. La limpieza profunda y el lubricado del carrete se recomienda una vez cada seis meses (como mínimo).

    • Arena es igual a problemas. Evite en lo posible el contacto de su carrete con la arena (aunque sabemos que ésta es capaz de “colarse” por todas partes).

    Fuente: Carretes de Bobina Fija

    Editado por: Ernesto GS
    Comentarios 4 Comentarios
    1. Avatar de caminante795
      caminante795 -
      muy bueno como siempre muchas gracias
    1. Avatar de Victorense
      Victorense -
      lo malo es que si no esta bien lubricada y se te cae al mar aunque sea de muy buena calidad se te oxida en menos de 2 dias.
    1. Avatar de Ernesto GS
      Ernesto GS -
      Gracias por los comentarios
    1. Avatar de GENGAR62
      GENGAR62 -
      Una recomendacion para rebobinar sin demasiada tension ya que esto puede ocasionar que al hacer el tiro se atore la linea es: en la arena a orilla de mar deje caer su plomada y camine hasta que quede 1/4 de linea en la bobina, despues ajuste el freno para que la tension de arrastre no sea muy alta lo que enredará la línea de manera que no quede apretada y posteriormente pueda relizar tiros sin problemas.
      Saludos amigos del foro.