MéxicoArmado: El portal de armas más grande de habla hispana

Puedes registrarte de forma gratuita y convertirte en miembro de esta gran comunidad. ¡Al registrarte, podras participar en los foros y acceder a contenido exclusivo para miembros!

En pro de la Cacería Responsable, el Tiro
Deportivo y la Cultura de las Armas

Cobra Silenciadores Caceria-jerry
  • Pistolas de la I Guerra Mundial (Capitulo III)


    Pistolas Beretta modelo 1915 de 7.65 y 9 mm
    La pistola automática Beretta modelo 1915 fue de las primeras pistolas de esta firma, pero no tenia la calidad que posteriormente caracterizaría a las armas Beretta. Esto se debió principalmente a las prisas con que hubo que proyectar el modelo y fabricarlo.

    Cuando Italia entro a la I GM, en mayo de 1915, su armamento era de muy baja calidad y las pistolas no eran una excepción. La industria italiana, para poner el mayor numero posible de armas en servicio, tenia que trabajar de prisa; esta pistola fue el resultado de tal política.

    A pesar de todo esto, la M 1915 tenia las características básicas que llegarían a ser típicas de las posteriores pistolas semiautomáticas Beretta. La corredera tenia una ventana sobre el cañón que constituía un signo de identidad por el que se le identificaba a primera vista, pero le faltaba el equilibrio y la clase que vendrían después.

    Varios calibres
    Al principio estas pistolas tenían un calibre de 7.65 mm, pero posteriormente se fabricaron algunas para disparar el cartucho Glisenti de 9 mm especial, esta versión tenia un muelle de retroceso mas potente. También se hizo un numero relativamente pequeño para disparar el cartucho de 9 mm corto, bastante menos potente que el también 9 mm parabellum.

    El mecanismo de la M 1915 era de retroceso directo y el martillo percutor iba oculto. La versión de 7.65 mm carecía de expulsor, por lo que los casquillos salían al ponerse en contacto con la aguja del percutor, obligada a retroceder por el martillo. Las versiones que disparaban cartuchos largos de 9 mm disponían de un expulsor convencional.

    Una vez acabada la I GM, la pistola M 1915 siguió poco tiempo en servicio; en la II GM, las fuerzas italianas habían adoptado como reglamentario el modelo 1934 de Beretta.


    Pistolas de 9 mm Glisenti modelo 1910 y Brixia modelo 1912
    La pistola automática Glisenti M 1910, conocida generalmente como la Glisenti, esencialmente era similar a la Brixia del ejercito italiano.

    la Glisenti fue proyectada por dos ingenieros suizos en su país, pero se empezó a fabricar en Italia en 1905, en la fabrica que tenia en Turin la empresa Glisenti. En 1910, el ejercito italiano la tomo como reglamentaria. Dos años después, apareció el modelo 12 fabricado por la empresa Brixia. El M 12, en apariencia, era casi idéntico al M 10, pero carecía de seguro de empuñadura. Para simplificar la exposición, estas dos pistolas se trataran como si fueran una sola.

    La Glisenti M 1910 tenia un sistema de cierre que por diversas razones no resulto eficaz. Por este motivo, no podía utilizar cartuchos potentes como los Parabellum de 9 mm; solo disparaban un cartucho especial con menos carga propulsora. Este cartucho era idéntico en forma, apariencia y peso al Parabellum, lo que era una dificultad que afectaba a la seguridad, pues con cierta frecuencia se confundían los cartuchos, lo que ocasionaba problemas que podían ser muy peligrosos. En circunstancias normales se obviaba este inconveniente mirando una señal en el culote del cartucho, pero en pleno combate era fácil confundirlos.

    Diseño defectuoso
    La Glisenti M 1910, con el cartucho adecuado, era un arma segura, pero tenia una falla de diseño básica: para hacerla accesible para una buena limpieza y mantenimiento, los proyectistas habían hecho que se pudiera desmontar todo el lado izquierdo de la armadura mediante una placa desmontable que lo permitía, pero que la debilitaba. En condiciones de combate, el armazón de la pistola podía llegar a deformarse hasta hacer que se encasquillara o se produjeran otros problemas mas graves. Ademas, la placa de acero podía caerse. Por eso, la M 1910 era vista por sus usuarios con creciente suspicacia, optando los bien informados por buscarse otras pistolas, incluso obsoletas, pero con estructura segura, como la Rotazione M 89 de 10.35 mm o el primer revólver salido en 1889, de seis cartuchos, basado en un modelo de 1872.

    Esto no impidió que se emplearan las pistolas Glisenti en la I GM y que también se vieran bastantes de ellas durante la II GM. Si se las cuidaba y no se les sometía a un trato demasiado violento, la Glisenti y la Brixia eran seguras, pero en las duras condiciones del combate dejaban mucho que desear.

    Fuente: Armas cortas (Chris Chant)

    Editado por: LOBOROJO