MéxicoArmado: El portal de armas más grande de habla hispana

Puedes registrarte de forma gratuita y convertirte en miembro de esta gran comunidad. ¡Al registrarte, podras participar en los foros y acceder a contenido exclusivo para miembros!

En pro de la Cacería Responsable, el Tiro
Deportivo y la Cultura de las Armas

Cobra Silenciadores Caceria-jerry
  • Cacería de cola blanca en Veracruz


    Y partimos rumbo al Golfo de México. No íbamos a llegar a la costa, al puerto de Veracruz. No. Nuestro destino era Sochiapa de Bellreguart, verde, vital y hermoso jardín de delicias para la vista y tesoros para la memoria, ubicado en el municipio de Tenampa. Lo que motivó el viaje fue el anhelo de cazar una de las subespecies de venado cola blanca más exótica y bella, el selvático y tropical veracruecis.

    Con el Pico de Orizaba como Norte, conducimos durante seis horas en dirección a la preciosa UMA. Tomamos la salida al Fortín, cruzamos Monte Salas, Monte Blanco, Chocamán, Coscomatepec, Huatusco de Chicuellar y Totutla. Hasta que al fin llegamos a Tenampa. Cuando arribamos al rancho, nos recibieron con brazos abiertos y entregados para cumplir sueños, mi querido Carlos Ros, Marcos, Minicio, Juan y Bertha. Un equipo espectacular, trabajador y eficaz.

    La primera noche, bajo una carismática y linda palapa, cenamos unas ricas baguetes acompañadas de chiles jalapeños y un par de cervezas. Durante la merienda, los cazadores interrogamos, ávidos de conocer acerca del lugar, del venado de la zona, de la cacería, a Carlos: ¿y aquí cómo se caza, espiando o campeando? ¿Qué posibilidades de éxito das? ¿Qué tal el calor a medio día? ¿Crees que no llueva? ¿Cómo les ha ido a los otros cazadores que han venido? ¿Cómo está el plan para mañana? ¿Cuánto tiene la UMA? ¿Qué tal es el cola blanca de aquí?

    Después de tomar un poco de whisky para descansar bien, extendimos encima de los catres los sleeping, nos enfundamos en ellos, y dormimos arrullados por el licor y el cantar de la sierra veracruzana. Sobre nuestros cuerpos dormidos, el sol ansioso por salir esperaba impaciente su turno para poder ser testigo de una de las cacerías más emocionantes que he vivido. Y entonces desperté.

    Las cinco de la mañana nos alcanzaron antes de que pudiéramos arrancar la carrera hacia la profundidad de los sueños. Desperté ágil y rápidamente me espabilé. Me vestí y salí a dar voraces bocanadas de aire limpio para sentirme limpio y puro. Afuera golpeaba con sutileza un viento delicadamente frío y se sentía un poco de humedad. Todo mi entorno olía a mañana de cacería, la naturaleza seducía con sus encantos y el aroma a café me llamaba a gritos. Seguía oscuro.

    Mi primo, hermano y amigo Memo y yo, desayunamos ligero y marchamos siguiendo a Minicio, dejando detrás los ¡suerte!, ¡tráiganse uno bueno!, ¡éxito!, camino hacia el espiadero, con la expectativa a flor de piel, con las esperanzas hirviendo y con unas ganas enormes de cazar.


    La primera mañana no cazamos nada. No vimos nada, salvo loros y otro tipo de aves que organizaron una parranda ruidosa y caótica arriba de nuestras cabezas. Las últimas horas de espiar se escurrieron lentamente, acompañadas de una cada vez más intensa conversación. Como buenos rifleros, bien lo dijo Carlos, luego de un par de horas de espiar, nos ponemos a platicar, un poco al principio, como comadres al final.

    Esa tarde nos contó Ros que nunca, en todos los dieciocho años del rancho, había cazado alguien en la mañana, lo que significaba que me quedaban dos oportunidades reales más. La tarde de ese, el primer día de cacería; y la tarde del día siguiente. Las tres mañanas faltantes eran billetes de lotería. Y ya.

    Desayunamos chilaquiles con huevo. Una delicia. Y al terminar el desayuno, Minicio, mi guía, nos recomendó salir a apuntar los rifles. Yo me rehusé. Mi Ceska Zbrojovka 550 Lux calibre .30-06 SPR no necesitaba ser apuntado. Confiaba y confío ciegamente en él. Sin embargo, de todos modos partimos rumbo a las caballerizas a tirar unos tiros con el .270 WIN de Carlos y su .243 Winchester. Nos reímos un rato y cada quién tiro uno o dos tiros.


    Después de disparar, el guía y Carlos me comentaron que para la salida de la tarde no iban a poder acompañarme mis amigos, que a donde me iban a llevar solamente podíamos ir Minicio y yo, caminando o a caballo. Así que decidí que nos fuéramos caminando. Y a la 1.30 PM empezamos a caminar.

    Salimos a pie de la palapa. Pasamos las caballerizas y nos engulló el monte.

    En el trayecto hacia el espiadero "botaron" algunas hembras de venado cola blanca, siete para ser precisos. Y justo antes de subir al árbol, a unos cien metros del stand, Minicio se quedó helado, se escuchó el golpeteo y el crujir de ramas y me volteó a ver soltando en un suspiro ¡macho! De seis puntas. Esa expresión me volvió a encender, a llenar de emoción. Ese venado al rato, como a las cinco y media va a ver que va a entrarnos. Eran las tres treinta de la tarde. La caminata había durado dos horas húmedas, gélidas y algo cansadas.

    Durante la espiada, en la primera hora, vimos tres hembras distintas. Cada que entraba una, me aferraba a mis binoculares con la inútil ilusión de que de pronto de crecieran cuernos. Pero mis esperanzas, todas, acababan naufragando en la isla del desengaño y la derrota. Empero lo anterior, una llama siempre se mantuvo encendida, pues todas las hembras súbitamente comenzaban a sentirse muy nerviosas, a actuar de forma muy inquieta. Por ahí debe andar un macho, decía Minicio. Sienten que algo viene. No es normal que actúen así de perturbadas.


    Dos horas y nada. No obstante, a las 5:40 decidí asomarme al pie del árbol donde pacientemente esperábamos para…por si las dudas. Y ahí lo vi, a un venado macho. Inmediatamente me inundé en nervios y ansiedad. Lo tenía a escasos ocho metros. Y le dije a mi guía, que ahí había un macho; y él que pos entonces no se mueva; y yo, pero necesito verlo con los lentes; y él que no, que no se mueva. Yo ahorita lo checho. Y yo sudando, paralizado, tenso. Y él, es de cinco puntas, joven. Y yo que no creo que me importe; y él que aguántese que nos está viendo. Y ahí frente a nosotros se detuvo, me quedé mirándome con el venado. Nos veíamos fijamente. Él abajo, a unos cincuenta metros, con las orejas extendidas y con un hielo de alarma que lo mantenía totalmente estático. No se mueva. No se mueva. Y yo sin poder colocar mi rifle, sin poder echarle los binoculares ni ponerle la cruz de la mira telescópica para verlo mejor.

    En la punta de mi nariz una gota de sudor pendía delicada y vacilante. Y cayó.

    Luego de una febril y perturbadora quietud de cinco larguísimos minutos el venado nos dio la espalda y se dirigió rumbo al comedero, lentamente, con la cola blanca revoloteando. Y por fin pude subir mi rifle y subirle una bala a la recámara.

    Aguántese que allá va a entrar otro mejor. ¿Dónde? Allá, del lado derecho, se ve rojizo; viene con una hembra. Ya va caminando para el comedero. Por fin lo vi. Claro que era un venado mejor. Se le veía en el cuello pesado, en el andar sigiloso y pausado, pero sobre todo en el color, el grueso y el perlado de los cuernos. No me preocupé ni por la cantidad de puntas. Era venado viejo y eso era lo importante. Más tenía que andarme con cuidado. Porque ahí seguía el otro, el asustadizo y joven macho que se le veían intensiones preocupantes de arruinarme el momento, la fiesta de sentimientos y sensaciones. No se mueva, que si ese otro corre, se arruinará todo.

    ¿Está viejo el venado, verdad?, pregunté. Es venado viejo. Sí, me respondieron.

    Con el mayor disimulo, con toda la parsimonia que pude, apunté al cola blanca. Los últimos rayos de sol lo impactaban directamente, por lo que se veía majestuoso, iluminado, solar. Coloqué la cruz de mi mira telescópica en el hombro del macho y comencé a apretar el gatillo. Detonación. 150 granos volaron. Golpe seco. Muerte súbita, ética, humana. Escándalo. Alegría. Emoción. Luego del disparo, el venado yacía inanimado, inmóvil, quieto, pasivo. No sufrió. Simplemente un ser vivo mortal había muerto con dignidad, sin perecer escuálido y morir devorado por las bestias carroñeras. Pronto colgará como un trofeo querido, entrañable, inmortal. Esa tarde obtuvo su boleto a la inmortalización.

    Nos tomamos las fotografías. Comentamos la caza mi guía y yo. Luego caminamos a un punto alto donde podían pasar a recogernos. Qué felicidad. Tenían dos años de no cazar cola blanco en Sochiapa de Bellreguart. Fui el afortunado en cambiar esa suerte.


    Esa noche celebramos. Cenamos delicioso, bebimos algunas copas para festejar y sostuvimos una interesantísima conversación sobre los venados cola blanca de México, los estudios realizados sobre éstos y su cacería con Carlos Ros.

    El resto de la cacería consistió en comidas exquisitas, veladas sabrosas y amenas, en recorridos por el rancho, que es uno de los más bonitos que he conocido en mi vida.


    En fin, fue un éxito. Y por ello agradezco a mi amigo Carlos y a todo su equipo.


    El regreso de Veracruz fue más como el retorno de un sueño realizado y cumplido.

    Fin.
    Este artículo fue originalmente publicado en el foro, en el tema: Cacería de cola blanca en Veracruz Empezado por: sobrelahojarasca Ver mensaje original
    Comentarios 12 Comentarios
    1. Avatar de ElCid
      ElCid -
      Bien narrado compañero digno de Gabriel García Marquez, datos del UMA para poder visitarlo. Saludos
    1. Avatar de jsandovalhenderson
      Buen relato compañero dicho por un buen conocedor de las letras y de las armas,suerte para la proxima caza y en espera de su relato.
    1. Avatar de proexito
      proexito -
      Buena Narración, a que distancia fue el tiro ??

      Felicidades
    1. Avatar de REMINGTON7MM
      REMINGTON7MM -
      Felicidades compañero!!...Gracias por compartir esta agradable aventura de cacería con sus buenos amigos
    1. Avatar de el Ness
      el Ness -
      gracias por compartir y como le explico que me dojo caldeado (como decimos en mis pagos) solo faltaria compartir el nombre del racno o UMA por fa no nos deje asi.
    1. Avatar de Sr. Remington
      Buena caza y excelente su relato. Gracias por compartirlo con nosotros.
    1. Avatar de jledesmamunoz
      Felicidades compañero, la narración de la aventura me mantuvo al borde de mi asiento, es gratificante leer una aventura con tan buena narración, nuevamente felicidades y que siga cosechando éxitos.
    1. Avatar de arotikill
      arotikill -
      Como se sintio el tema de la seguridad compañero?? y si no es indiscrecion, cuanto costo su caceria???
      muchas felicidades y gracias por compartir
    1. Avatar de mrko
      mrko -
      muchas felicidades.
    1. Avatar de tezompa
      tezompa -
      compañero, su narrativa me hizo emocionarme al máximo, como si estuviera viendo como mudo testigo de tus acciones momento a momento, que suerte la tuya, hermoso ejemplar; ese tipo de emociones son las que nos acompañan a lo largo de nuestra existencia, saludos y disfruta tu éxito.
    1. Avatar de lost23angel
      lost23angel -
      Hola buen día leí su relato y me encanto soy nuevo en el foro me he unido a los foros de México armado por que he creado una pasión por el tiro deportivo y en futuro para la caceria

      Si alguno de ustedes sabe la manera de pertenecer a un club de tiro y o cazA le agradecería quien pudiera apoyarme me encuentro en la ciudad de poza rica ver.
      Con mis muñecos

      Arco bear encounter 70#
      Flechas de aluminio spin 400. A 125grain. Con triple cuchilla

      Rifle de aire beeman kodiak x2 a 5.5 con mira telescópica 4x32. Uso diabolo mágnum de mendoza
      Pistola nitro pistón benjamín 4.5

      Y el más querido de la familia un charpe de chijol con cambio de ligas cada mes jejeje
      Saludos
    1. Avatar de ElCid
      ElCid -
      Cita Iniciado por lost23angel Ver Mensaje
      Hola buen día leí su relato y me encanto soy nuevo en el foro me he unido a los foros de México armado por que he creado una pasión por el tiro deportivo y en futuro para la caceria

      Si alguno de ustedes sabe la manera de pertenecer a un club de tiro y o cazA le agradecería quien pudiera apoyarme me encuentro en la ciudad de poza rica ver.
      Con mis muñecos

      Arco bear encounter 70#
      Flechas de aluminio spin 400. A 125grain. Con triple cuchilla

      Rifle de aire beeman kodiak x2 a 5.5 con mira telescópica 4x32. Uso diabolo mágnum de mendoza
      Pistola nitro pistón benjamín 4.5

      Y el más querido de la familia un charpe de chijol con cambio de ligas cada mes jejeje
      Saludos
      Saludos está el Club de Caza Tiro y Pesca Poza Rica AC en la colonia Laredo en la calle Mártires del Río Blanco después de las 3 te atienden



      Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk