MéxicoArmado: El portal de armas más grande de habla hispana

Puedes registrarte de forma gratuita y convertirte en miembro de esta gran comunidad. ¡Al registrarte, podras participar en los foros y acceder a contenido exclusivo para miembros!

En pro de la Cacería Responsable, el Tiro
Deportivo y la Cultura de las Armas

Cobra Silenciadores
  • Un buen día de pesca


    Miércoles 20 agosto 2014.

    Agosto, mes de lluvias y mal tiempo, que obligan a recordar pasadas aventuras, y en el mejor de los casos, ver vídeos de pesca, sin embargo, se presentaron algunos días sin lluvias y el día de hoy, apareció soleado, sin dudarlo mas, emprendí el viaje al sitio de pesca.

    Decidí probar suerte en un lugar nuevo para mi, eran las 8 AM, y estaba ya estacionando en el lugar, había poco viento, y el mar con oleaje regular que dificultó al inicio mi ingreso, la visibilidad del agua muy mala, apenas unos 4 a 5 metros, la temperatura cálida. Prepare mi arpón en el primer escaño de potencia y comencé a avanzar por el rompeolas escudriñando el fondo.

    La mala visibilidad me impedía identificar a simple vista buenas rocas, que pudieran albergar alguna buena presa, seguí nadando a lo largo del rompeolas, hasta llegar a su fin, una boya con un faro marcaba el limite a los barcos mercantes que ingresan al puerto, de la zona segura, emprendí una inmersión en dicha boya y encontré un abismo, una caída de unos 40 metros, con muy buenos lugares, sin embargo la mala visibilidad, el mar encrespado y la abundante corriente hacían casi imposible lograr ver algo y siquiera tener la intención de disparar, desanimado decidí emprender el regreso a las rocas, donde me sentía mas seguro y tenía al menos la posibilidad de lograr alguna presa, continué haciendo algunas inmersiones y logre identificar un pargo alazán de pequeño tamaño, me sumergí lo aceche y dispare apresuradamente, falle…

    Para colmo la punta de mi arpón golpeo una piedra cercana, y se deformó levemente, recargué, y seguí avanzando a la playa, encontrando un cardumen de sardina, con algunos cocineros, y a lo lejos, identifique un cardumen de lisas que decidí acechar, me encontraba en un banco de arena a unos 50 metros de la playa donde la visibilidad mejoraba notablemente a unos 8 a 10 metros, seguía en busca de las ya mencionadas lisas cuando de pronto apareció, era enorme, con un nadar majestuoso, imponente, en perfecta armonía con su medio y conocedor de su jerarquía en la cadena alimenticia, sin pensarlo tome aire y me sumergí inmediatamente, me pegue al fondo y comencé a nadar suave pero decididamente a el, nuestros caminos se acercaban cada vez mas, el sin cambiar la velocidad de su nado al sentirme cerca solo desvío levemente el rumbo, en ese momento di un par de aletazos, y estiré el hasta ahora brazo flexionado con mi arma, la extensión del brazo mas los 105 cm de mi arpón, aunado al incremento en la velocidad hicieron esa distancia lo mas estrecha posible, adelante un poco el tiro, y supe era el momento, dispare suavemente.

    Todo fue confusión, el cardumen de lisas nublaba mi visión, no podía encontrar mi flecha, no sabia si lo había impactado, si había huido, hasta que un vigoroso jalón de la cuerda de mi arpón me dio la anhelada respuesta, sentí por un momento que perdería mi arma, gracias al carrete integrado no fue así, el cardumen se disipo y entonces un rastro de sangre apareció, salía a borbotones mientras la lucha con el pez era aún mayor, en ese momento se heló mi sangre, y sin poder desbordar la emoción que la captura significaba, recordé que la potencia a la cual dispare no había sido la superior, y que la distancia disparada había sido considerable, por lo que cabía la posibilidad de que el pez no hubiese sido perforado de lado a lado, y con la lucha pudiera descarnarse y huir.

    Por lo que a pesar de la imperiosa necesidad de una bocanada de aire, decidí nadar al pez y asegurarme de que estuviera bien prendido, lo tome por la cola, fijándolo al extremo posterior de la varilla de mi arpón. El pez luchaba con furia, pero al tenerlo fijo de su principal motor, el impacto y repercusión de su lucha fue menor. Efectivamente, la punta del arpón no lo había atravesado, estaba justo en las branquias, donde la aleta lateral tuvo un pequeño resquicio y gracias a esto el pez no pudo escapar herido, decidí acabar con la lucha, lo tome firmemente de las branquias, tome mi cuchillo de remate, y lo hundí en su cerebro, los últimos estertores de muerte, poco a poco mas débiles, anunciaron el final de su agonía y me permitieron salir a la superficie, respire y grite de la emoción, una gran presa, una gran captura, un bello ejemplar.

    Lo ate a mi aro portapeces y al recargar paso muy cerca de mi el cardumen de lisas, la cereza del pastel, pensé, me deje caer suavemente y antes de que se percataran de mi presencia un certero disparo dejo a una tiesa en el momento, la anexe al aro y decidí era buen momento para regresar a casa.

    Los pescadores locales de caña me felicitaron por mi captura y regresé feliz a casa, donde mi mujer me preparó un rato después mis presas y comente esta bella aventura.

    Este artículo fue originalmente publicado en el foro, en el tema: un buen dia de pesca Empezado por: huntermario Ver mensaje original
    Comentarios 6 Comentarios
    1. Avatar de RADIOPOWER
      RADIOPOWER -
      Excelente historia amigo, descrita con una simpleza y una emoción barbaras, hiciste que la audiciencia (yo en este caso) se pusiera en tus zapatos y lo viviera tal cual, con toda la emoción. Más que la presa, lo mejor es la aventura vivida. Felicidades.
    1. Avatar de tezompa
      tezompa -
      la verdad estuvo super tu dia compañero felicidades
    1. Avatar de JUANCHOTHEROCK
      gracias compañero por compartir tu excelente dia de pesca con nosotros.
      lo describes tambien que ya me sentia dentro del agua. felicitaciones buena foto
    1. Avatar de huntermario
      huntermario -
      Gracias compañeros !!
    1. Avatar de MCesar1987
      MCesar1987 -
      De maravilla, compañero!

      No cabe duda que la suya fue una gran experiencia llena de pura adrenalina.

      Su ejemplar, majestuoso y peleonero por lo que leí, esos son los que mas gusto dan. Muchas felicidades y gracias por compartir el relato.
    1. Avatar de ammurhaby
      ammurhaby -
      A todos creo les encantaría tener días como el suyo. He tenido el mío también jeje. Saludos.