MéxicoArmado: El portal de armas más grande de habla hispana

Puedes registrarte de forma gratuita y convertirte en miembro de esta gran comunidad. ¡Al registrarte, podras participar en los foros y acceder a contenido exclusivo para miembros!

En pro de la Cacería Responsable, el Tiro
Deportivo y la Cultura de las Armas

Cobra Silenciadores Caceria-jerry
  • La ballesta


    La necesidad fue la que creó este arma por que la guerra exigía un arco más potente, capaz de perforar las cada vez mejores protecciones metálicas de los caballeros, las soluciones pasaban por el arco compuesto o el arco largo ingles pero las dificultades técnicas de construcción del primero y los diez o quince años necesarios para entrenar a un arquero competente para el segundo, favorecieron la búsqueda de una alternativa. Así, la solución fue la ballesta. Las evidencias físicas y escritas sugieren que la ballesta se descubrió en China durante el siglo cuarto antes de Cristo, mientras que un tipo de ballesta llamado gastrafetes se inventó de forma independiente en Grecia aproximadamente en el mismo periodo. No fue hasta el siglo diez u once después de Cristo que la ballesta se convirtió en un arma militar de importancia en Europa.


    La introducción de la ballesta en la Europa medieval se baso en la necesidad de crear algún tipo de mecanismo que les permitiese utilizar el arma de mayor alcance en ese momento (el arco) para lanzar sus proyectiles (flechas) a esa distancia conocida o incluso mayor pero con un menor esfuerzo y destreza.

    Se podía disparar cuerpo a tierra, a pie o a caballo, y no precisaba de tanta destreza como el arco para darle al blanco. Su lentitud de recarga era la gran desventaja: mientras el ballestero disparaba 1 saeta/min, en el mismo lapso un hábil y fornido arquero inglés/galés con su enorme arco de 1.80 metros lograba disparar 10 flechas, a casi 300 metros de distancia. Existió una versión de repetición inventada en la antigua China, menos potente, pero capaz de realizar varios disparos seguidos antes de recargar, llamada Cho-Ko-Nu. Y mucho antes de su aparición en la Edad Media, los antiguos griegos parece que ya conocían una especie de versión primitiva, denominada gastrafetes ("arco de vientre"), porque para tensarla se empujaba el mecanismo apoyándose sobre el vientre y cargando el peso del cuerpo.


    La ballesta presentaba un aspecto exterior sencillo, aunque esa simplicidad era más aparente que real. Las armas de este tipo tenía varias piezas móviles en su interior, con resortes y engranajes metálicos. No en balde, a partir de las ballestas se desarrollaron los mecanismos de los primeros relojes. Muchos pueblos de Asia y África nunca alcanzaron los niveles técnicos necesarios para fabricarlas, pasando directamente del arco al arma de fuego importada de occidente. En la actualidad calificaríamos a la ballesta como armamento de "países desarrollados”.

    Si pensamos en ello lo que se buscaba sería mantener el arco en su posición de tensado durante el mayor tiempo posible (incluso durante minutos) para apuntar y que ello no conllevase dolorosos resultados en los brazos de quien lo manejaba como en el caso de un arco. Cuando este sistema se fue perfeccionando, a lo largo de varios siglos, se encontraron otras ventajas, entre ellas que los servidores de este arma no necesitaban un entrenamiento tan prolongado como los arqueros para lograr dar en el blanco, como ya se ha mencionado antes (se llegaron a promulgar leyes que obligaban a practicar el tiro con arco a todos los varones del estado dada su utilidad militar en el momento de las reclutas o levas). Esta diferencia de tiempo para conseguir unos resultados aceptables en la puntería se convertiría en su pecado original cuando se habla de la nobleza de este arma o en su uso en deportes frente al arco.


    La ballesta revolucionó las posibilidades individuales de dar muerte al enemigo: cualquier inexperto podía matar a distancia a un consumado guerrero. Esto resultó tan novedoso y amenazador que incluso mereció que el Papa Inocencio II, en el Concilio de Letrán del año 1139, prohibiera el uso de la ballesta entre los ejércitos cristianos, y en una bula papal prevenía a la cristiandad contra su empleo por "el peligro que representaba para la humanidad un arma semejante".


    No fueron las razones humanitarias las que llevaron a la Iglesia a prohibir tal arma, sino que lo hizo por el peligro que suponía para los propios cimientos del sistema feudal. Según éste, Dios en persona había dividido a los hombres en tres órdenes o estamentos. Pero el "infernal" invento ponía en entredicho todo eso. Para nada le servían al caballero los años de entrenamiento, el caballo de guerra y la pesada armadura, la lanza, la espada y el escudo, si cualquier villano con una ballesta, agazapado entre los matorrales, podía mandarle la muerte en la punta de una saeta. A principios del siglo XVI, Pierre de Terrail, conocido por otro nombre como Bayardo, "el caballero sin miedo y sin tacha", paradigma de la nobleza guerrera de su tiempo, mandaba ejecutar sin dilación sobre el campo de batalla a todos los ballesteros hechos prisioneros, porque consideraba que la ballesta era arma "cobarde y propia de traidores" ya que, armado con ella, cualquier villano que no se había ejercitado largos años en las artes de la esgrima ecuestre de los caballeros montados, y que ni siquiera poseía la fuerza moral de los piqueros que resistían a pie firme las cargas de la caballería, podía matar a unos y otros desde lejos sin arriesgar su vida.


    Ahí radicaba el gran peligro de la ballesta, y su gran virtud. No sólo tenía una potencia devastadora, sino que era insidiosamente fácil de manejar. Con ella era sencillo atravesar el cuerpo de un ciervo de lado a lado, o hacer asomar tres dedos de la punta de un dardo en el espaldar del más noble y brillante paladín. Ciertamente, había desde muy antiguo otras armas que podían lograr los mismos efectos. Ahí estaba el arco largo, patrimonio de los galeses y los ingleses, cuyas flechas que podía perforar cualquier coraza. Pero al manejarlo, el arquero debía realizar un tremendo esfuerzo muscular para tensar su arma, con la única fuerza de sus brazos. Y debía mantener esa tensión mientras apuntaba, por lo que era muy dificil poner la flecha a cuarenta pasos en algo menor que la pared de un granero. Por ello, para formar un buen tirador de arco se necesitaban años de duro entrenamiento y dedicación. Por el contrario, casi cualquier persona, tras media hora de ensayo, era capaz de montar una ballesta, pues para ese fin contaba con los adecuados medios mecánicos. Y una vez cargada, no tenía que hace otro esfuerzo que el de apretar el disparador y soltar la saeta.


    La ballesta se componía de una pieza de madera de unos sesenta o cien centímetros de alargo, llamada "tablero", "cureña", o "caja", en la que se fijaba en ángulo de noventa grados un arco o "madero", que bien podía ser de acero o "de palo", es decir, de madera. En la ranura de la caja de la ballesta se engarzaba la "nuez", una pequeña pieza giratoria de metal en la que existían unos resaltes donde se sujetaba la cuerda para mantenerla tensa. El "disparador" era otra pieza móvil, también sujeta a un eje. Unos de sus extremos quedaba al aire, bajo el tablero de la ballesta, mientras que el otro se encajaba en una muesca de la nuez, impidiendo que girase. En su parte frontal, el arma tenía una robusta pieza de hierro, el "estribo", donde se colocaba el pie para mantener la ballesta en posición vertical.


    Los extremos del arco se unían por una cuerda muy resistente. La cuerda de ballesta era tan fuerte que se le daba muchos usos aparte del que le era propio. Los cuadrilleros de la Santa Hermandad amarraban a sus prisioneros con con ellas, o las utilizaban para azotar a los delincuentes. Curiosamente, estos enérgicos servidores de la Corona por campos y despoblados recibían su nombre de "cuadrilleros", no por ir de cuatro en cuatro, sino el uso que hacían del "cuadrillo". Así se denominaba un cierto tipo de dardo de ballesta, cuya punta, en vez de tener forma de cuña como era normal, estaba tajada de plano. Eso le daba un efecto letal cuando se disparaba a corta distancia, por lo que se usaba en las ejecuciones sumarias, tan normales dentro de los hábitos de la Santa Hermandad. Según algunas pinturas flamencas de la época, el cuadrillo se llevaba sujetando el ala del sombrero, a modo de siniestro broche.


    En los siglos XII y XIII los ballesteros llevaban un gancho colgado de su cinturón, con el que se ayudaban para forzar la resistencia del arco, aferrando con él la cuerda mientras ellos hacían fuerza apoyando las manos en la contera del arma. Muchos menos fatigoso era usar la "pata de cabra", un ingenioso artilugio con el que se tiraba de la cuerda por medio de un sencillo sistema de palancas. El más refinado de los ingenios era el "cranequín", que se servía de los efectos combinados del torno, las ruedas dentadas y la cremallera para doblar el madero del arma. El más espectacular sería, sin duda, el "armatoste". Se trataba de una doble manivela que ser engarzaba a la contera de la ballesta, provista de un torno donde se enrollaba un juego paralelo de cabos, enganchados por su extremo libre a la cuerda del arma. Para multiplicar la fuerza de tracción, los cabos se hacían pasar por un doble sistema de poleas, de tal modo que hasta el arco más potente era curvado sin gran esfuerzo, aunque, eso sí, la tarea llevaba su tiempo.


    Se usara el sistema que se usara, al final, la cuerda de la ballesta quedaba sujeta por la nuez, que quedaba firme e inmóvil por la presión del disparador. El tirador colocaba entonces el dardo en su sitio y se llevaba el arma a la cara. Una vez apuntada la ballesta, sólo tenía que presionar en el extremo libre del disparador, para liberar la nuez y soltar la cuerda. Un sonoro chasquido indicaba que la saeta volaba hacia su destino, en el costado de un venado o en el peto de un caballero.


    La ballesta constituyó el anticipo más equivalente a las armas de fuego. Como en éstas, la ballesta se gatillaba y se apuntaba acercando el ojo al extremo del carril saetero para alinearlo con el blanco a acertar. Su efectividad a distancia sólo fue superada por la pólvora. A los soldados que portaban esta arma se les llamaba "ballesteros".


    A pesar de estar completamente relegada su utilización por las milicias en favor de las armas de fuego, aún se siguen fabricando de modo industrial y artesanal para la caza y para algunas fuerzas especiales, al ser un arma silenciosa, de relativo bajo costo y gran precisión; además de que varios tipos de saetas tienen la capacidad de atravesar blindaje corporal. Esto se debe al concepto de la Física llamado cantidad de movimiento (producto de la masa por la velocidad de un cuerpo), es decir, que la masa de la saeta multiplicada por su velocidad es mayor al de una bala quizás de gran velocidad pero menor masa, entonces puede traspasar blindajes diseñados para balas. En la actualidad suelen ser fabricadas con materiales compuestos y sintéticos, como la fibra de vidrio, y en algunos casos se les incluyen accesorios como miras telescópicas.





    Fuentes: Ballesta 1, Ballesta 2, Ballesta 3

    Editado por: goliver
    Comentarios 11 Comentarios
    1. Avatar de ArTisTiC
      ArTisTiC -
      Y las ballestas de artilleria?
      Aquellas maquinas colosales que disparaban una saeta gigantesta contra las torres de los castillos.
    1. Avatar de leon1
      leon1 -
      una pregunta estas balestas son permitidas para uso particular? o tambien requieren permiso especial de la sedena? y pueden transportarse libremente? o se consideran arma de ataque?
    1. Avatar de DARKMARKUS
      DARKMARKUS -
      Excelente informacion , gracias por el aporte , los Arcos y las Ballestas simpre me han gustado , cuando era niño haciamos unas para tirar corcholatas, alguien se acuerda ??? salu2 a tod@s
    1. Avatar de POCKET
      POCKET -
      Cita Iniciado por leon1 Ver Mensaje
      una pregunta estas balestas son permitidas para uso particular? o tambien requieren permiso especial de la sedena? y pueden transportarse libremente? o se consideran arma de ataque?
      Son totalmente permitidas,no son reguladas por la SEDENA.

      Se trata de articulos deportivos y/o caceria sin considerarse restringidos ni condicionados...Obviamente deben ser usados en lugares adecuados donde no representen peligro alguno para personas o bienes.

      Incluso su importacion es libre como articulo deportivo y se considera si se desea, como parte del menaje.
    1. Avatar de leon1
      leon1 -
      muchas gracias por tu respuesta pocket
    1. Avatar de el capitan del sureste
      Buenas tardes soy nuevo en esta pagina tengo una tienda donde vendo ropa camuflajeada botas equipos para seguridad etc. Mis preguntas son en esta pagina hay vendedores?? El arco que esta al inicio lo venden cuanto?
      Gracias y disculpen las molestias
    1. Avatar de armando hernandes
      Cita Iniciado por el capitan del sureste Ver Mensaje
      Buenas tardes soy nuevo en esta pagina tengo una tienda donde vendo ropa camuflajeada botas equipos para seguridad etc. Mis preguntas son en esta pagina hay vendedores?? El arco que esta al inicio lo venden cuanto?
      Gracias y disculpen las molestias
      buenas tarde capitan del sur, ese tipo de ballestas estan alrededor de $130.00 a $170.00 dlls, en san diego cal. hay una tienda big 5 donde las venden, tienen hasta por mas de $1800.00 dlss y en walmart de estados unidos asi como se publica en este sitio
    1. Avatar de broowska
      broowska -
      Q tal donde puedo conseguir flrchas de 180 lb para ballesta y como q presio tendrian
    1. Avatar de Isracon
      Isracon -
      Saludos amigo.
    1. Avatar de miguel plaascencia
      hola amigos soy muy nuevo en este foro , alguien sabe quien me pueda vender el arco de mi ballesta barnett comando ??? se me rompio en un incendio, y realmente me urge ... saludos cordiales
    1. Avatar de miguel plaascencia
      Saludos , me urge comprar un arco de ballesta barnett comando , o alguna que le quede... Saludos cordiales