MéxicoArmado: El portal de armas más grande de habla hispana

Puedes registrarte de forma gratuita y convertirte en miembro de esta gran comunidad. ¡Al registrarte, podras participar en los foros y acceder a contenido exclusivo para miembros!

En pro de la Cacería Responsable, el Tiro
Deportivo y la Cultura de las Armas

Cobra Silenciadores
  • Premio Weatherby "El Nobel de los Cazadores"


    Premio Creado por Roy E. Weatherby, el reconocido fabricante de rifles y el diseñador de los calibres Weatherby Magnum.

    Cada mes de enero desde hace 58 años en los Estados Unidos se realiza la ceremonia de entrega del Premio Weatherby, el galardón más importante y prestigioso que se otorga en el mundo de la caza deportiva.


    En una fastuosa y elegante ceremonia se reúne la élite de los cazadores internacionales junto con invitados especiales miembros de la política, las fuerzas armadas y del mundo del espectáculo para homenajear al afortunado receptor del galardón, siguiendo la tradición iniciada por Roy E. Weatherby.

    El celo en la selección de los nominados, los requerimientos a considerar y la calidad del comité que tiene a cargo elegir al ganador, han hecho que por más de medio siglo este premio se haya destacado de todos los que existen en el ambiente de la caza mayor.

    Siempre es muy difícil clasificar las cualidades deportivas de un cazador, sin embargo los “Weatherbys”, (como son llamados a los premiados), son aquellos cazadores deportivos que han demostrado una conducta acorde a los preceptos que sostiene la ética deportiva, han cazado más de 200 especies en los seis continentes, y han llevado adelante proyectos conservacionistas y educativos.

    Originalmente ideado como una estrategia de promoción de los productos de la marca Weatherby, la empresa supo rodear de mística y glamour al galardón desde principios de los años ‘50, y así comenzó la historia del premio internacional más importante para los cazadores deportivos.


    ¿Cómo lo gestó su creador Roy E. Weatherby?

    A medida que iba desarrollando nuevos calibres y planificando las modificaciones a los cerrojos Máuser para adecuarlos a sus cartuchos, se le ocurrió crear un premio con su nombre. Así pronosticaba el armero que podría consolidar su marca en el mercado y al mismo tiempo utilizarlo como herramienta de promoción. Una gran iniciativa en términos de marketing que desde el principio contó con el apoyo del establishment de la cacería en Norteamérica. Para lograrlo se rodeó de empresarios y petroleros de Texas con muchos dólares en sus cuentas, pero también de periodistas especializados y miembros del gobierno. Una ecuación muy exitosa.

    El nombre del majestuoso trofeo era Weatherby Big Game Trophy. Y para conquistarlo, el criterio de selección exigía poseer una extensa colección de animales cazados. Pero naturalmente en las primeras ediciones primaban más las relaciones públicas que el currículum del candidato. De hecho fue el mismo Roy quien durante esos años iniciales elegía personal y discrecionalmente al ganador de “su” premio.


    El primero en obtenerlo, en el año 1956, fue el petrolero Herb Klein, quien había cazado unas 75 especies en el este de África, India y Ladakh. No tenía una gran colección de animales pero sí mucho dinero (Además de haber sido la persona que financió a Roy E. Weatherby para crear su empresa y sus tan famosas armas y cartuchos), una enorme sala de trofeos en Dallas y muy buenos contactos. Credenciales más que suficientes para ser homenajeado.

    La ceremonia de entrega se hizo en la propia casa de Klein, y no había más de 20 invitados. Era casi una reunión de amigos, pero todos muy bien elegidos. Además de algunos millonarios petroleros allegados a Klein, estaba el comandante en jefe en actividad de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, que se desempeñaba bajo la administración del presidente Truman. Y como la difusión era parte esencial de la estrategia, Roy había invitado también a sus amigos los editores de "Las tres grandes", como se conocía a las revistas de cacería más importantes y antiguas del país. Ellos eran Jack O’Connor de "Outdoor Life", "Warren Page de Field & Stream", y Pete Brown de "Sports Afield". La verdad, no se necesitaba a nadie más para garantizar la continuidad y el éxito del evento.

    En ese momento ya no cabían dudas de que la brillante estrategia de marketing estaba dando resultados. Un poco más de una década había pasado desde que Roy empezara a fabricar armas en el garaje de su casa, y ahora el nombre Weatherby se imponía vertiginosamente como sinónimo de calidad y prestigio en el mercado más grande del mundo. Si algo sabía Roy, además de balística y rifles, era de relaciones públicas. Y lo dejó bien claro desde el primer momento.

    Al año siguiente se llevó a cabo la segunda edición, pero esta vez en el Club Atlético de Denver. Y como resultaba previsible, el ganador fue Jack O’Connor, quien ya era uno de los escritores de armas y temas cinegéticos más prolíficos y famosos que dio el país del norte.

    La popularidad de Jack era enorme por aquel entonces, pero no así su colección de trofeos. Para el momento del premio ascendía a 41 especies, obtenidas en Norte América y África. Unos años después, el mismo O’Connor parodiaría esa experiencia en un artículo de Gun Digest titulado el "Krautbauer Trophy", otorgado por un ficticio magnate de hamburguesas. Sin embargo, no hay dudas de que haberse convertido en uno de los primeros Weatherbys le resultó muy útil en su carrera de escritor-cazador.


    Fotografía Tomada Durante la Décima Edición del Premio Weatherby

    El tercer elegido fue Warren Page. Los pergaminos exhibidos por Page para ser nominado en 1958 incluían 60 especies cazadas en África, India y América. Pero sin dudas, lo que inclinó la balanza a su favor fue su condición de editor de Field & Stream, una de las tres grandes fundada en 1895.

    A partir de ese momento, y ya garantizada la continuidad y difusión del premio, los ganadores comenzaron a tener un perfil más parecido al actual, contando con impresionantes colecciones de especies obtenidas, producto tanto de su calidad de deportistas como del dinero invertido en costosos safaris y shikars realizados en el mundo entero.

    Actualmente el premio pasó a llamarse The Weatherby Hunting and Conservation Award y es otorgado por la Weatherby Foundation International, una entidad creada poco después de la muerte de Roy, dedicada a perpetuar el trofeo y a trabajar en temas de educación y conservación de la naturaleza.

    Con los años, los requisitos para ser elegido fueron ampliándose considerablemente. Ya no basta haber cazado mucho, sino haberlo hecho en los seis continentes y como mínimo tener más de 200 especies, que incluyan un grand slam de América del Norte, cabras de todo el mundo, los cinco grandes de África, nueve antílopes espiralados como el kudú, el bongo, etc., la colección completa de los trofeos del propio continente del cazador y varias especies de diversos puntos del globo.

    Pero como si esto fuera poco, el candidato también tendrá que demostrar que ha realizado un trabajo serio en el campo de la conservación de la fauna y de la educación, y que cuenta con una intachable reputación como deportista ético.

    Según afirma Craig Boddington, ex presidente del comité ejecutivo de la fundación, la ecuación para ser nominado en la actualidad consiste en un 55 % de logros cinegéticos y un 45 % de actividades conservacionistas.

    De todos los laureados, 37 han sido de nacionalidad estadounidense. En segundo lugar le sigue México, con siete premiados.

    Aquí abro un preámbulo cultural; México no nada más es el segundo país con mayor cantidad de cazadores galardonados con este premio, si no que además contamos con el sexto premio Weatherby, me refiero al señor Julio Estrada, que fue el primer “Weatherby” en ser galardonado por sus logros cinegéticos y conservacionistas y no por la libre decisión de Roy E. Weatherby.

    El señor Don Julio Estrada también fue el primer cazador mexicano en realizar un safari en África, filmó sus cacerías y escribió libros sobre ellas.

    Por otro lado, México es el único país que cuenta con dos premios Weatherby “padre e hijo”. Ellos son Don Adrián Sada Treviño y Federico Sada González.

    El padre, Don Adrián Sada Treviño se caracterizó por cazar únicamente una sola pieza de cada especie, cosa que logro con una gran disciplina pues escogía muy bien su trofeo, ya que sabía que no cazaría otro animal de esa misma especie.

    El resto de los galardonados son de países como España, Francia, Canadá, Dinamarca, Bélgica, Italia e Irán.

    Entre los más reconocidos podemos citar al príncipe Abdorreza Pahlavi, hermano del Shah de Persia; C.J. Mc Elroy, fundador del Safari Club International; Frank Hibben y James Mellon, autores de los clásicos libros Under the African sun y African Hunter respectivamente.

    Del mundo hispano, los cazadores latinoamericanos galardonados han sido, de México, Don Julio Estrada, Juan Naude Córdova, Héctor Cuellar, Hubert Thummler, Jesús Yurén, Don Adrián Sada y Federico Sada.

    De España fueron elegidos Valentín de Madariaga, Ricardo Medem y Enrique Zamácola. Todos ellos poseedores de más de 200 especies cada uno, cobradas en diferentes lugares del planeta.

    Más conocidas por el público general fueron algunas de las celebridades convocadas para presentar a los ganadores en las ceremonias anuales, lo que se ha convertido en toda una tradición en sí misma. Muchos de los oradores invitados han sido exitosos protagonistas de series y películas de Hollywood, quienes se encargaron de darle un toque más parecido a la entrega de los Premios Oscares que a las ceremonias de la entrega de la Academia Sueca “El Nobel”.

    Los que contamos con algunos años o tenemos buena memoria, podremos identificar a Lorne Green (Bonanza), Chuck Connors (El hombre del rifle), Robert Stack (Los Intocables), Mike Connors (Mannix), Stewart Granger (Las Minas del Rey Salomon), o Patrick Duffy (El hombre de la Atlántida).

    Claro que también fueron convocados presentadores provenientes de otros campos bien diferentes. Tal fue el caso de miembros de las fuerzas armadas, la política y las ciencias. A lo largo de la historia de los Weatherby pasaron por los escenarios oradores como el ingeniero Wernher von Brown, diseñador de la bomba V2 y padre del programa Apolo, el capitán James Lovell, astronauta de la NASA, el general y piloto Chuck Yeager, quién fue la primer persona en superar la velocidad del sonido, el general Norman Schwarzkopf, comandante de las fuerzas de la coalición en la primera Guerra del Golfo; George Bush, presidente de los Estados Unidos, Dan Quayle, vicepresidente, y Wilbur Smith, escritor legendario "The Best sellers" sobre África.

    Roy E. Weatherby murió en 1988 pero su legado continúa en dos grandes pilares: la empresa “Weatherby Company” comandada por su hijo Ed y la fundación “Weatherby Foundation International”.

    Así como Alfred Nobel (movido por la culpa de haber creado la dinamita) ideó sus premios a las ciencias, la literatura y la paz y que hoy son sinónimo de excelencia, Roy Weatherby supo transmutar su premio, de una brillante idea empresarial en el Premio Nobel de los cazadores deportivos, quienes indiscutiblemente forman parte del club más exclusivo en el mundo de la caza mayor.


    A continuación enlisto a los galardonados con el premio Weatherby.

    1956 - Herb W. Klein, Texas.
    1957 - Jack O’Connor, Idaho.
    1958 - Warren Page, Connecticut.
    1959 - Berry B. Brooks, Tennessee.
    1960 - Elgin T. Gates, California.
    1961 - Julio E. Estrada, México.
    1962 - H.I.H. Prince Abdorreza Pahlavi, Irán.
    1963 - John B. Lagarde, Alabama.
    1964 - Dr. Frank C. Hibben, New México.
    1965 - Francois Edmond-Blanc, France.
    1966 - Dr. W. Brandon Macomber, New York.
    1967 - Dan W. Maddox, Tennessee.
    1968 - Weir McDonald, Arizona.
    1969 - C.J. McElroy, Arizona.
    1970 - George L. Landreth, Texas.
    1971 - Juan Naude Cordova, México.
    1972 - James R. Mellon, II, Pennsylvania.
    1973 - Basil C. Bradbury, Wyoming.
    1974 - Dr. Kenneth W. Vaughn, Oregon.
    1975 - No hubo premiación.
    1976 - Rudolf Sand, Denmark.
    1977 - Valentín de Madariaga y Oya, Spain.
    1978 - Arthur W. Carlsberg, California.
    1979 - Dr. Robert E. Speegle, Texas.
    1980 - Watson T. Yoshimoto, Hawaii.
    1981 - Dr. Carlo Caldesi Biella, Italy.
    1982 - Glenn Slade, Texas.
    1983 - Mahlon T. (Butch) White, Colorado.
    1984 - Jacques Henrijean, Belgium.
    1985 - Thornton Snider, California.
    1986 - Hector Cuellar S., México.
    1987 - Dr. James E. Conklin, Pennsylvania.
    1989 - Donald G. Cox, Michigan.
    1990 - Robert K. Chisholm, Kansas.
    1991 - Gary R. Ingersoll, Texas.
    1992 - Hubert Thummler, México.
    1993 - L. Irvin Barnhart, Texas.
    1994 - Dr. Gerald L. Warnock, Oregon.
    1995 - Jesus Yuren, México.
    1996 - Arnold E. Alward, Canada.
    1997 - Ricardo Medem, Spain.
    1998 - Dan L. Duncan, Texas.
    1999 - Pete Papac, Washington.
    2000 - Enrique Zamacola Millet, Spain.
    2001 - Adrian Sada, México.
    2002 - Rex Baker, Georgia.
    2003 - Mike Simpson, Texas.
    2004 - David J. Hanlin, Pennsylvania.
    2005 - Jimmie C. Rosenbruch, Alaska.
    2006 - Federico Sada, México.
    2007 - Dr. Larry Rudolph, Pennsylvania.
    2008 - Alan Sackman, New York.
    2009 - Bruce Keller, Texas.
    2010 - Tony Gioffre, Ohio.
    2011 - Edward D. Yates, Pennsylvania.
    2012 - Thomas J. Hammond, Michigan.
    2013 - J. Alain Smith, Canadá.
    2014 - Renee Snider.

    Fuentes: Tema Original, Premio Weatherby

    Editado en Noviembre 2012 por: FAUSTO COURET

    Actualizado en Julio 2014 por: Ricardo67

    Reeditado y Actualizado en Agosto 2014 por: George C
    Comentarios 1 Comentario
    1. Avatar de El que porfía mata venado
      Quien sería el Galardonado con el Premio Weatherby de este año?
      Saludos.