MéxicoArmado: El portal de armas más grande de habla hispana

Puedes registrarte de forma gratuita y convertirte en miembro de esta gran comunidad. ¡Al registrarte, podras participar en los foros y acceder a contenido exclusivo para miembros!

En pro de la Cacería Responsable, el Tiro
Deportivo y la Cultura de las Armas

Cobra Silenciadores Caceria-jerry
  • El cuidado de la armas: lubricación (2/3)


    En el primer artículo sobre el cuidado de las armas presenté los productos y técnicas que uso para la limpieza de mis armas. En esta segunda parte de la serie, presento una introducción al concepto de lubricación, así como los productos y técnicas que a mi me han dado buenos resultados para este fin.

    Cualquier operador de maquinaria conoce la importancia de mantener su equipo lubricado de manera apropiada para asegurar su funcionamiento. Dado que todas las armas modernas son conjuntos mecánicos constituidos por varias partes móviles, una lubricación adecuada es un requisito básico para su funcionamiento adecuado. Lo cual nos lleva a la pregunta ¿qué implica la lubricación adecuada de un arma?

    A continuación trataré de responder esta pregunta, así como proporcionar una idea básica de los tipos de lubricantes con que nos podemos encontrar, sus pros y sus contras.

    La fricción
    El primer requisito para comprender la lubricación es comprender qué es la fricción, pues esta es la propiedad física que una lubricación adecuada busca reducir. Se denomina fuerza de fricción o fuerza de rozamiento, a la fuerza entre dos superficies en contacto. Aquella que se opone al movimiento entre ambas superficies es conocida como fuerza de fricción dinámica, mientras que la fuerza que se opone al inicio del deslizamiento es conocida como fuerza de fricción estática.

    Si bien la fricción es una propiedad física indispensable para tareas tan diversas como caminar o accionar el carro de una pistola con la mano, existen casos en los que la fricción es una cualidad no deseable, por lo que se recurre a diversos métodos para reducirla.

    Tipos de lubricante

    El principio fundamental de la lubricación es reducir la fricción entre dos superficies. En palabras simples, se trata de hacer a estas superficies lo más resbalosas posibles. Sin embargo, la simple reducción de la fricción no es el único requisito para hacer que un lubricante sea apropiado para su uso en armas. La fricción se genera debido a imperfecciones, a menudo microscópicas, en las superficies de rozamiento. Un vistazo a través de un microscopio a las superficies de rozamiento encontradas en un arma, revelará que superficies aparentemente lisas poseen en realidad considerables imperfecciones. Durante el deslizamiento, algunas de esta imperfecciones pueden ser arrancadas de las superficies, lo cual dará lugar a partículas abrasivas que crearán imperfecciones aun mayores dando lugar a un circulo vicioso.

    La figura de abajo muestra, de manera simplificada, dos superficies en contacto sin lubricación, así como las mismas superficies separadas por un lubricante líquido y un lubricante sólido, tal como el grafito o el disulfuro de molibdeno. Una película lubricante apropiada evita que el contacto directo entre las superficies, de manera que estas "flotan" en la capa de lubricante, mientras que el lubricante sólido hace que las superficies "rueden" o se deslicen sobre sus partículas.


    Ejemplo de dos superficies en contacto vistas a nivel microscópico. a) las superficies no lubricadas, b)separadas por una película lubricante, c) separadas por un lubricante seco.

    Algunos factores a considerar
    En el caso de las armas, la elección de un lubricante adecuado dependerá en parte del tipo de mecanismo, del uso del arma y de las condiciones ambientales.

    Tipo de mecanismo
    Muchos de los mecanismos que componen un arma de repetición, tales como los rifles de cerrojo o palanca, desarrollan velocidades y fuerzas de deslizamiento relativamente modestas, por lo que el desgaste en la superficies de contacto es relativamente poco. En este tipo de armas, las piezas sujetas a mayor fricción se encuentran generalmente en el mecanismo del gatillo/percutor, por lo que se deberá prestar especial atención a estas partes.

    En este tipo de armas, la adecuada lubricación de los mecanismos de repetición contribuye a que su funcionamiento requiera de menor esfuerzo y puede contribuir a reducir fallas mecánicas durante su uso.
    Por otra parte, en armas semiautomáticas y automáticas, las superficies de contacto desarrollan velocidades relativas considerablemente mayores, lo cual hace indispensable una lubricación adecuada para reducir el desgaste. No solo eso, debido a que los desplazamientos de las diferentes piezas deben realizarse en secuencias específicas para garantizar el ciclaje correcto del arma, una lubricación inadecuada es una de las causas más comunes de falla en este tipo de armas.

    El uso que se dará al arma
    El tipo de uso que se dará al arma influye de manera considerable en los requerimientos que el lubricante deberá cubrir. Por ejemplo, un arma de repetición que será usada en un campo de tiro para disparar bajo condiciones controladas y donde es posible reaplicar el lubricante en caso de ser necesario, puede utilizar casi cualquier aceite o grasa diseñado para reducir la fricción en dispositivos mecánicos con resultados satisfactorios.
    Por otro lado un arma semiautomática de uso militar, requiere de un lubricante que garantice el mantenerse en su lugar y que permita realizar decenas o cientos de disparos sin ser reaplicado.

    Condiciones ambientales
    El ambiente en el que el arma será usada puede influir también en el comportamiento del lubricante. En ambientes muy fríos, algunas de las grasas más viscosas pueden volverse casi solidas, mientras que algunas grasas que a temperaturas moderadas de adhieren bien a las superficies a lubricar, puede convertirse en líquidos a temperaturas altas, lo cual hace difícil retenerlas en el lugar deseado.

    De manera adicional, algunos lubricantes que tienden a retener residuos sólidos mejor que otros. En ciertos ambientes, esta característica puede hacer que los beneficios del lubricante sean contrarrestados por la presencia de residuos en las superficies a lubricar. Un ejemplo típico son las armas destinadas a uso militar en ambientes arenosos. Un lubricante con tendencia a retener arena puede causar fallas de funcionamiento en el arma, y aumentar el desgaste.


    En ciertos ambientes, el polvo y la arena pueden hacer que el uso de ciertos lubricantes resulte contraproducente.

    Finalmente, muchos lubricantes proporcionan una cierta protección contra la corrosión. En ambientes altamente corrosivos, tales como la caza en zonas costeras, el uso de un lubricante meramente aceptable, pero con buenas propiedades anticorrosivas puede ser preferible al uso de un lubricante excelente que no sea capaz de proteger contra la corrosión.

    Mi elección de lubricantes
    Tomando en cuenta las consideraciones anteriores y el uso que yo le doy a mis armas, para su lubricación utilizo los siguientes productos.

    Break Free CLP
    Probablemente uno de los productos más populares para el cuidado de las armas, debido a que cubre los tres requisitos principales para mantener un arma en buen estado: limpiar, lubricar y proteger.
    Este producto cumple por los requisitos estipulados en el estándar militar estadounidense MIL-PRF-63460 [7] el cual define las características de productos capaces de limpiar, lubricar y proteger un arma como lo indican las siglas CLP las cuales significan clean, lubricate y protect. En el caso específico de la lubricación, un CLP debe ser capaz de permitir el funcionamiento de armas automáticas en ambientes de frío y calor extremos, así como permitir el funcionamiento continuo (500 disparos) de un arma automática en un arma contaminada con polvo sin que se presenten más de 4 fallas corregibles en 10 segundos o menos.

    Debe señalarse que actualmente existen varios productos en el mercado clasificados como CLP que cumplen o exceden este estándar.
    El Break Free CLP es mi lubricante "multitareas" preferido. Tiene una penetración considerable, lo cual le permite lubricar de manera eficiente los mecanismos del gatillo, y presenta una adherencia aceptable a superficies de fricción, tales como los rieles de una pistola.


    Dos ejemplos presentaciones de Break Free CLP. A la izquierda se aprecia un tubo de OTIS O85, un producto CLP con prestaciones similares.

    Ballistol
    Este producto puede ser considerado como el precursor de los CLPs modernos, pues fue comisionado originalmente por el Ejercito Imperial Alemán de comienzos del siglo XX como lubricante general y limpiador. El requisito para este producto era que fuera capaz de dar mantenimiento a las partes metálicas de un arma, a la madera de las culatas y al cuero, el cual era muy común en el equipo militar de aquella época. Si bien sus propiedades lubricantes no son extraordinarias y su adherencia a las superficies tampoco lo es, su muy baja toxicidad lo hace mi producto favorito para re-lubricar mis armas durante sesiones largas de tiro, donde el uso de guantes o la limpieza de las manos son imprácticos después del uso de un lubricante.


    El Ballistol es una opción poco tóxica para la lubricación.

    Lubricantes a base de Teflon
    El politetrafluoroetileno, conocido también por las siglas PTFE o por el nombre comercial Teflon, es un polímero que presenta un coeficiente de fricción muy bajo. De hecho, es la substancia con el tercer coeficiente de fricción más bajo conocido. Esta cualidad lo hace un lubricante ideal. Existen varios lubricantes comerciales que contienen este producto. De hecho, el Break Free CLP mencionado anteriormente, contiene cantidades pequeñas de PTFE para mejorar sus propiedades lubricantes. Sin embargo, algunos productos contienen cantidades considerablemente mayores e incluso es posible encontrar aerosoles cuya formulación consiste básicamente en partículas de Teflon en un compuesto altamente volátil que simplemente sirve como vehículo para depositar las partículas de Teflon en las superficies a lubricar.


    Dos ejemplos de lubricantes en aerosol con base de Teflon. El de la izquierda podría ser considerado un lubricante en seco, pues el vehículo usado para aplicar el Teflon se evapora en cuestión de horas.

    Entre los lubricantes basados en aceites ligeros con un alto contenido de PTFE encontramos el TriFlow y el Loctite 8032. Entre las principales ventajas de estos lubricantes se encuentra una excelente lubricación, pero sobre todo, una baja viscosidad aun a muy bajas temperaturas. En climas muy fríos, estos lubricantes tiene ciertas ventajas sobre el Break Free, y en lo personal, los encuentro preferibles a este último cuando la temperatura ambiente es menor a -5 C.


    Los lubricantes secos ofrecen ventajas para la lubricación de mecanismos particularmente sensibles a la acumulación de residuos tales como las agujas percutoras.

    Grasa de aluminio
    Como su nombre lo indica, este producto consiste en una grasa lubricante adicionada con partículas muy finas de aluminio. Estas partículas reducen el contacto directo entre dos superficies. Uno de sus usos más comunes es el facilitar la remoción de tornillos o tuercas. Por ejemplo, este tipo de grasas es comúnmente aplicada a las tuercas de los rines de los coches, pues reduce el esfuerzo necesario para apretarlas correctamente y hace más fácil el removerlas con herramientas manuales.


    La pasta de aluminio ofrece una gran adherencia y resistencia a altas temperaturas.

    Para las armas, este lubricante puede ser usado sobre las superficies de sujetas al mayor rozamiento en armas semiautomáticas, tales como los rieles del carro de una pistola, pues tiene una adherencia considerable por lo que se mantiene en el área deseada, aun después de repetidos disparos.

    Sin embargo, el uso principal que yo le doy es la protección de las roscas del cañón usadas para retener el silenciador. Particularmente el contacto entre acero y acero inoxidable o acero y aluminio, puede resultar en roscas "pegadas" cuando estas son sujetas a altas temperaturas, tales como las que se generan en un silenciador después de varios tiros seguidos. El uso de pasta de aluminio reduce de manera considerable el riesgo de daños a la rosca.


    Las grasas de aluminio son ideales para garantizar el correcto funcionamiento de las roscas, sobre todo cuando estas son de materiales con durezas dispares y sujetos a altas temperaturas, tal como en el caso de un silenciador.

    En esta misma categoría de lubricantes encontramos las grasas de cobre y de litio que, como sus nombres indican, substituyen las partículas de aluminio por partículas de cobre y litio respectivamente. Como dato curioso, las pistolas Glock vienen lubricadas de fábrica con una capa de grasa de cobre Loctite C5 [1] aplicada a los rieles y superficies de rozamiento del carro. Esto indica que, al menos en este caso particular, esta grasa es un lubricante perfectamente útil y hasta recomendable para este fin.

    Se debe notar que las grasas basadas en cobre NO deben ser usadas sobre partes de aluminio, pues el cobre induce corrosión galvánica en el aluminio. En estos casos, las grasas de litio o aluminio siguen siendo opciones viables.

    Slide Glide
    El slide lube es un lubricante comercializado de manera especifica para las superficies de rozamiento del carro. Su principal ventaja es que es extremadamente "pegajoso", lo cual evita la necesidad de aplicarlo constantemente. En competencias de tiro práctico, donde en el transcurso de un día se disparan 200-300 tiros, este lubricante permite limitar el mantenimiento necesario durante el transcurso del evento.


    El Slide Glide y productos similares ofrecen lubricación ideal para las superficies de deslizamiento en armas semiautomáticas.

    Existe en tres presentaciones, las cuales han sido diseñadas para diferentes rangos de temperatura y tolerancias de armas [2]. Para climas fríos o para armas con tolerancias estrechas, se recomienda la versión más ligera y viceversa. Su principal desventaja es que es demasiado viscosa para temperaturas bajas (bajo 0 C) y que, por lo menos por estos rumbos, es difícil de conseguir.

    Aceites multiusos
    Los aceites multiusos tales como el 3 en 1 o el aceite Singer, han sido usados por décadas para la lubricación de armas por cientos de miles de usuarios con resultados aceptables. El nombre del aceite 3 en 1 refleja el hecho de que fue ideado como un aceite con 3 usos: limpiar, lubricar y proteger, exactamente las mismas necesidades que los CLP modernos satisfacen con algo de mayor efectividad en lo que a armas se refiere.

    En la mayoría de los casos, un aceite multiusos es una opción mucho mejor que el no utilizar ningún lubricante, por lo que bien pueden ser utilizados por aquellos tiradores a quienes les es difícil conseguir productos especializados.
    En general, el mayor problema que presentan es que su adherencia no siempre es la óptima para un arma y su lubricidad bajo cargas severas de trabajo, tales como las desarrolladas en armas semiautomáticas, tampoco es la mejor. Además, algunos de ellos pueden tener una tendencia a retener residuos, tales como polvo, arena o productos de la combustión.
    Otro inconveniente es el hecho de que algunos de estos productos pueden manchar las partes de madera de las armas.

    Su uso es más apropiado para mecanismos internos, como el gatillo, pues penetran de manera adecuada. Para las superficies de rozamiento, algunos productos comunes con propiedades aceptables son la lanolina y las grasas de molibdeno (disulfuro de molibdeno) aunque estas últimas tienden a ser algo sucias.

    Lubricantes secos
    En condiciones extremas, tales como el frío ártico o ambientes desérticos, los lubricantes secos como el grafito, el disulfuro de molibdeno o el teflón en seco pueden ser las únicas alternativas viables, pues estos no se congelan y no retienen polvo o arena. Sin embargo, bajo condiciones de uso normales, los lubricantes tradicionales ofrecen una mejor lubricación. El lubricante seco más común es probablemente el polvo de grafito, el cual puede ser adquirido en México en lugares donde se venden lubricantes para aplicaciones industriales [4]. El polvo de grafito es también comúnmente usado para el mantenimiento de candados y cerraduras. Estos mecanismos son de difícil acceso, por lo que el uso continuo de aceites puede acarrear problemas a la larga, pues estos tiende a retener polvo, el cual es difícil o imposible de remover posteriormente del mecanismo. En climas fríos, el riesgo de congelamiento de un lubricante líquido hace aun menos recomendable su uso en cualquier sistema de mecánica fina que sea cerrado o de difícil acceso. Al menos un fabricante mexicano ofrece polvo de grafito para este tipo de aplicaciones y que bien puede ser usado en armas.

    Una aplicación en la que el grafito puede resultar útil, incluso a temperatura ambiente, es en los cargadores de armas semiautomáticas. Sobre todo algunos cargadores de alta capacidad, en los que la fricción de los diversos componentes se suma al elevado número de cartuchos, puede hacer necesaria la lubricación entre estos. En estos casos, un lubricante sólido es preferible sobre la superficie de los cartuchos. El fabricante de cargadores de alta capacidad C-Mag incluye polvo de grafito con sus cargadores.


    Polvo de grafito incluido con los cargadores C-MAG [5].

    Productos no recomendables
    Si bien muchos de los lubricantes comerciales son preferibles a la ausencia de lubricante, existen productos cuyo uso no considero recomendable en armas.

    Aceites atomotrices
    Los aceites automotrices proveen una lubricación adecuada en piezas mecánicas sujetas a cargas de trabajo considerables. Sin embargo, a temperatura ambiente no penetran de manera adecuada para ser usado en mecanismos internos.

    Este tipo de aceites están diseñados para ser usados en ambientes cerrados y a altas temperaturas. Sobre las superficies de un arma, tienden a oxidarse rápidamente y pierden algunas de sus propiedades [6].
    Personalmente, la razón por la que recomiendo el abstenerse de usarlos en armas de fuego es que muchos de los aceites sintéticos contienen aditivos que no han sido ideados para estar en contacto prolongado con la piel.

    Fluidos hidráulicos
    Los fluidos usados en sistemas hidráulicos son mezclas de aceites y aditivos que les proporcionan las cualidades necesarias para funcionar a altas presiones y no poseen propiedades lubricantes particularmente buenas. Muchos de estos aditivos producen alergias con el contacto prolongado y en ocasiones son altamente tóxicos, por lo que su uso como lubricantes en un arma debe ser evitado.

    Diesel, queroseno y gasolina blanca
    Algunas fuentes afirman que el diesel, el queroseno o la gasolina blanca son lubricantes adecuados para las armas. Esto es un error. Los tres productos pueden ser excelente auxiliares en la limpieza de las armas, pero carecen de propiedades lubricantes y, sobre todo en el caso de la gasolina blanca, son bastante volátiles, por lo que se evaporan dejando desnudas la superficies. De hecho, en los casos en los que las superficies contaban con una capa lubricante antes de la aplicación de estos compuestos, lo único que se logra es remover ese lubricante.

    WD-40
    El WD-40 es un compuesto cuya función principal es el desplazamiento de la humedad y la protección de superficies contra la corrosión. Entre las propiedades que el fabricante anuncia es posible encontrarse con "lubricación", y es cierto, el WD-40 ofrece una excelente lubricación por un periodo de tiempo que va de unos cuantos minutos a un par de horas después de su aplicación. Después de este periodo inicial, la mayoría de los componentes de este producto se evaporan, dejando solo una delgada membrana sobre la superficie en que fue aplicada. Repetidas aplicaciones a la superficie resultan en el deposito de residuos gomosos los cuales tienen un efecto contrario a la lubricación.

    La lubricación del ánima
    Mientras que en la sección anterior se prestó una especial atención a la limpieza del ánima, la lubricación de esta zona puede ser resumida en una manera simple: el ánima debe estar libre de cualquier cuerpo o substancia extraña, esto incluye aceite o cualquier lubricante.

    La superficie interior del cañón es aquella sobre la que las mayores fuerzas de fricción actúan. No solo eso, las velocidades relativas entre las superficies en contacto son, por mucho, las más altas encontradas en todo el sistema. Así, puede resultar ilógico que esta parte específica deba estar libre lubricantes. Para comprender el por qué de esto, es necesario tomar en cuenta que los proyectiles disparados por un arma de fuego son de una dureza considerablemente menor a la del acero que compone el cañón de un arma. Por lo tanto, el desgaste producido en el cañón por el rozamiento del proyectil es reducido si se le compara al desgaste que se generaría si ambas superficies fueran de dureza comparable. Es decir, el recubrimiento del proyectil actúa en sí como un lubricante, ya sea que se trate de proyectiles de plomo desnudo, con encamisado de cobre o incluso con encamisados de acero blando, tales como los usados por el ejército alemán en la segunda guerra mundial.

    El siguiente factor a considerar es el hecho de que un proyectil de arma de fuego estriada tiene una dimensión ligeramente mayor al la del ánima en la que será disparado. Por esta razón, el proyectil actúa como un émbolo dentro una jeringa, es decir, cualquier lubricante presente en la superficie del ánima serán empujado frente al proyectil.
    Finalmente la gran mayoría de los lubricantes han sido diseñados para reducir la fricción a velocidades que se encuentran uno o varios órdenes de magnitud por debajo de la velocidad de un proyectil de arma de fuego. De esta manera, una delgada capa de aceite sobre el ánima que barrida por el proyectil, no se comportará como un líquido a velocidades extremas. Para el proyectil, se tratará de una substancia virtualmente sólida. Cualquiera que se haya caído de panzaso en un clavado, entenderá que un líquido puede ofrecer una resistencia considerable si la velocidad es la suficiente.

    Por estas razones, el ánima de un arma deberá estar totalmente seca al momento de hacer el primer disparo. Esto no quiere decir que el ánima deba secarse justo al terminar su limpieza, pues la presencia de aceites puede ofrecer una protección considerable a la corrosión si el arma va a guardarse por un tiempo antes de ser usada. Pero eso es algo que se discutirá en el siguiente artículo.

    La elección del lubricante adecuado para cada aplicación
    Como se puede apreciar en las descripciones de los productos presentados arriba, en mi opinión no existe un solo lubricante que sea capaz de cubrir a la perfección las necesidades de lubricación de un arma independientemente de su tipo y uso. Sin embargo, entre los productos descritos, el Break Free CLP es el que consideraría como el más versátil. Prueba de ello es el hecho de que millones de armas militares dependen de este producto para cubrir virtualmente toda tarea de mantenimiento. En términos simples, mi elección del lubricante adecuado depende de 3 factores:

    1. El tipo de movimiento del mecanismo: para la lubricación de mecanismos rotatorios, tales como pernos y de mecanismos de difícil acceso tales como los mecanismos del gatillo busco un lubricante de baja viscosidad que sea capaz de penetrar en estos mecanismos. Una grasa aplicada a la cabeza de un perno simplemente permanecerá en el mismo lugar sin penetrar para cumplir su función. Por otra parte, para superficies relativamente planas que se deslizan sobre otras superficies, tales como los rieles de un carro, el cerrojo de un rifle semiatomático o su superficie de contacto con el martillo, prefiero el uso de grasas que tienen a mantenerse en su lugar y que son esparcidas por la misma acción de las piezas.
    2. La temperatura de uso del arma: a temperaturas moderadas, casi cualquier lubricante es capaz de cumplir su trabajo de manera satisfactoria. Sin embargo, en días muy calurosos, se corre el riesgo de que ciertos lubricantes con componente volátiles se evaporen más rápidamente de lo normal o pierdan tanta viscosidad que migren fuera del área en la que deben trabajar. Mientras en a temperaturas muy bajas, se corre el riesgo de que algunos lubricante se vuelvan tan viscosos que dificulten la operación de los mecanismos del arma. En casos extremos, ciertos mecanismos pueden llegar a bloquearse completamente. Esto ocurre sobre todo cuando el lubricante no es capaz de desplazar el agua que tiende a condensarse sobre superficies que son sometidas a cambios de temperatura considerables.
    3. La presencia de cantidades grandes de polvo o arena: en estos casos puede ser recomendable el optar por un lubricante seco.


    Los consejos aquí expuestos no reflejan más que mis puntos de vista personales, basados en mi experiencia con las armas. Por lo que es posible que las técnicas y productos descritos no sean totalmente adecuados para todas la necesidades. No obstante, considero que pueden servir como una guía general para la elección de productos y procedimientos que se adecuen a la necesidad de la mayoría de los tiradores.

    Fuentes:
    [1] Grasa de cobre Loctite - Glockmeister
    [2] Slide Glide - brianenos.com
    [3] Riesgos de fluidos hidraúlicos - Resumen de salud pública
    [4] Lubricantes de grafito - CIMSA
    [5] Foto: Mario Galo - México Armado
    [6] Análisis de condición del aceite - McAllister Machinery
    [7] Especificaciones de rendimiento: lubricante, limpiador y conservador de armas y sistemas de armamento. MIL-MIL-PRF-63460E - US Army Armaments Research, Development and Engineering Center.

    En esta serie de artículos:
    Limpieza
    Protección

    Autor: montes
    Comentarios 20 Comentarios
    1. Avatar de CarlosBR50
      CarlosBR50 -
      Gracias Compañero
    1. Avatar de martius
      martius -
      Excelente compañero.
    1. Avatar de calakan
      calakan -
      Gracias por el excelente aporte compañero,
      En mi opinión muy util
    1. Avatar de KSV
      KSV -
      excelente aportacion, lo pondremos en practica
    1. Avatar de broker
      broker -
      no me habia tocado leer algo tan completo sobre este tema, te felicito y gracias amigo.
    1. Avatar de montes
      montes -
      Muchas gracias por los comentarios.
      Esta es la parte dos de una serie de tres artículos, el primero trata de la limpieza (puede verse aquí) y el tercero sale la semana que viene y trata sobre la corrosión y la protección contra esta.
      No son los artículos más completos sobre el tema, pues se limitan a los productos y tipos de armas que yo uso, pero espero sean de utilidad para los demás compañeros del foro.
    1. Avatar de shg78
      shg78 -
      Una guía muy practica, útil, pero sobre todo fácil de entender para los que iniciamos en este apasionante mundo de las armas.
    1. Avatar de DON PIETRO
      DON PIETRO -
      Excelente informacion compañero, me pudiera hacer favor de comentarme sobre los productos hoopes 9 que es lo que mas uso porque desafortunadamente no hay mucha variedad en mi lugar de origen y pues como usted comenta de nada de lubricacion a usar lubricante medianamente bueno pues es mejor; le comento hace algunas semanas mi armero me pavono una pieza me la entrego y me comento que se iba a formar una pequeña patina (yo lo vi como oxido) internamente en la corredera segun el me comento que en su experiencia siempre deja mas tiempo en el proceso de pavonado las piezas para que sea mas durable que no me preocupara que era parte de la reaccion a los quimicos propios del pavon que no iba a afectar el metal y se iba a retirar a traves del uso; yo por las dudas en cuanto me la entrego inmediatamente como no la estoy usando continuamente la deje casi remojando en lubricante hoopess y si efectivamente le vi la capa interna del oxido y se lo retire con el mismo aceite y un cepillo de dientes nuevo, mi pregunta es compañero tenia razon mi armero.
      Le agradezco su ayuda.
      saludos
    1. Avatar de WILI
      WILI -
      La verdad le agradezco mucho su aportación, y es que a veces no sabe uno que utilizar para cuidar los fierritos que tiene, voy a conseguirme una liquido de esos para protegerlos, muy amable...
    1. Avatar de montes
      montes -
      Cita Iniciado por WILI Ver Mensaje
      La verdad le agradezco mucho su aportación, y es que a veces no sabe uno que utilizar para cuidar los fierritos que tiene, voy a conseguirme una liquido de esos para protegerlos, muy amable...
      Pues no es necesario que sea alguno de los que menciono en el artículo, la idea es que el lector pueda darse una idea de qué es lo que los diferentes productos ofrecen, y qué es lo que un arma necesita.
    1. Avatar de chililillo chilar
      Mi colt presenta unos signos de corrosión que no tenía al guardarla y aparecieron unos puntitos de óxido con que se los quito?
    1. Avatar de SANTIAGO.L
      SANTIAGO.L -
      Muy bueno.
    1. Avatar de montes
      montes -
      Cita Iniciado por chililillo chilar Ver Mensaje
      Mi colt presenta unos signos de corrosión que no tenía al guardarla y aparecieron unos puntitos de óxido con que se los quito?
      Pues los puntos de óxido son bastante comunes. Si a mi se me olvida pasarle aceite a mis armas después de tocarlas con las manos, casi con seguridad le salen puntos de óxido (supongo que mi sudor es bastante corrosivo).
      Cuando pasa esto, simplemente le doy una limpiada al arma con un trapo empapado en Break Free.
      Si el óxido es algo más profundo, la fibras de acero sirven muy bien igual, empapadas en algún aceite.
      Si de plano la pieza está muy oxidada, uso removedores especiales para óxido, pero nunca ha sido necesario en alguna de mis armas.
    1. Avatar de chililillo chilar
      Ok, tendre mas cuidado, voy a lubricarla con aceite 3 en uno.

      Gracias
    1. Avatar de Ernesto311
      Ernesto311 -
      Muy buena investigacion.
      Saludos
    1. Avatar de FEEDEE
      FEEDEE -
      Pues a mi me es muy difícil encontrar un lubricante de los que se mencionan al inicio, toda mi vida armamentista (jejeje por asi decirlo) eh lubricado mis armas con aceite 3 en 1 y hasta el momento no e tenido problema alguno y mis armas se mantienen en excelentes condiciones. Saludos y muy buena información
    1. Avatar de montes
      montes -
      Cita Iniciado por FEEDEE Ver Mensaje
      Pues a mi me es muy difícil encontrar un lubricante de los que se mencionan al inicio, toda mi vida armamentista (jejeje por asi decirlo) eh lubricado mis armas con aceite 3 en 1 y hasta el momento no e tenido problema alguno y mis armas se mantienen en excelentes condiciones. Saludos y muy buena información
      Me hubiera realmente gustado poder hacer un artículo usando los productos que se consiguen en México, pero me es bastante difícil conseguirlos, por lo que me tuve que conformar con los que encuentro por acá.
    1. Avatar de REMINGTON7MM
      REMINGTON7MM -
      Excelente publicación !!.... felicidades compañero muchas gracias por compartir este tema de gran interés
    1. Avatar de arreguin
      arreguin -
      Donde puedo conseguir el break freec
    1. Avatar de megacau
      megacau -
      Gran artículo, gracias por compartir.