MéxicoArmado: El portal de armas más grande de habla hispana

Puedes registrarte de forma gratuita y convertirte en miembro de esta gran comunidad. ¡Al registrarte, podras participar en los foros y acceder a contenido exclusivo para miembros!

En pro de la Cacería Responsable, el Tiro
Deportivo y la Cultura de las Armas

Cobra Silenciadores Caceria-jerry
  • El mejor vendedor de armas del mundo: la democratización de la violencia


    Entre 2008 y 2012 Barrack Hussein Obama II se convirtió en el vendedor de armas más grande del mundo, está es la historia de cómo logro, sin quererlo, provocar una masiva psicosis en Norte América que llevó de la sobre demanda a la sobre producción, a la democratización de la violencia.

    Entre mediados de 2006 y finales de 2007 la burbuja financiera que venía creciendo en Estados Unidos desde 2001 reventó, súbitamente los precios de productos de primera necesidad incrementaron dramáticamente gracias, en buena medida, al aumento de costos en la generación de energía y combustibles, que ocurrió gracias a la especulación financiera de los ultra ricos y banqueros. El resultado fue una crisis disfrazada de “Desaceleración Económica” que afectó al mundo entero y cuyos efectos trascendieron al plano económico hasta generar la democratización de la violencia.

    Introducción al tema.
    La avaricia descontrolada de la clase empresarial en Estados Unidos no es ninguna novedad, en 1929 una crisis provocada, en buena medida, por esa misma avaricia coadyuvó a generar las condiciones para que se desatará una segunda guerra mundial; sin embargo, el mundo era distinto, se trataba de una época de mitos, desinformación y concentración del poder estatal en líderes carismáticos. El mundo en que vivimos no se encuentra limitado al mismo paradigma, hoy en día, en la era de la información, la verdad, sin importar cuán oscura e increíble sea, encuentra su camino a la luz pública.

    Cuándo la crisis azotó en 2007 a la industria de la construcción se vino una ola de despidos y la paralización de uno de los sectores productivos más importantes para una economía nacional. Gente sin empleo que otrora vivió su sueño americano: “tenerlo todo y deberlo todo”, dejó de realizar pagos a los bancos, así los bancos sufrieron el latigazo y cuando los bancos sienten el golpe se ponen a salvo, así, en cuestión de semanas, se suspendieron créditos y otros sectores productivos se vieron obligados a cerrar sus puertas. Cuando distintos sectores de la economía se estancan y el dinero deja de cambiar manos, la crisis económica se convierte en una crisis social.

    Aparecieron, entonces, empresas que prestaban dinero (al estilo de las cajas populares en México) sobre hipotecas a plazo, sin embargo, lo que debía ser una “desaceleración” era una crisis, más tarde miles y miles de personas dejaron de pagar sus “nuevos créditos”, contratados en función de la lógica (muy norteamericana) de “mantener su estilo de vida” y vinieron los desalojos de parte de los bancos y empresas “prestamistas”, al desempleo siguió la desesperación y a ésta, una peligrosa ola de “desobediencia civil”.

    Entonces el periodo de George W. Bush llegaba a su fin (2001-2009), el presidente guerrero que había usado el terror como forma de cohesión y control social, el que levantó un muro con sus vecinos al sur y declaró unilateralmente la guerra a Iraq como pretexto por los ataques que él bien pudo haber impedido (según Michael Moore) debía ceder el mando de la más alta magistratura de los Estados Unidos.

    Hartos de la guerra, la crisis y el robo del “sueño americano”, el pueblo estadounidense hizo lo impensable y eligió a un hombre de color como su presidente con la promesa de volver al esquema democratizador que hizo de los Estados Unidos una potencia mundial. El pueblo elegiría a Barack Hussein Obama II, el más grande vendedor de armas de la historia.


    Transparencia en la opacidad.
    Barack Obama nació en Hawái, el 4 de Agosto de 1961, estudió en la prestigiosa Universidad de Columbia y más tarde Derecho en Harvard, fue el quinto afroamericano en llegar al Senado (2004) y el primero en ser electo presidente (2009). Aún como presidente electo (no en funciones) comentó sobre la trágica balacera ocurrida el 9 de Enero 2009 en Chicago¹, ciudad donde él había sido profesor de derecho constitucional (1992-2004), su reflexión, no oficial, presuntamente realizada a otro político, era que había muchas armas en las calles y eso era algo que tenía que cambiar, así empezó su “otra” carrera alterna como vendedor de armas.

    El comentario no oficial de Obama se convirtió en la especulación pública de una prohibición a las armas por venir. Varias cadenas noticiosas insinuaron que Obama buscaría aprobar una prohibición “enérgica” a la posesión y portación de armas de fuego aunque en su discurso inaugural, durante su toma de posesión, Obama se enfocó en temas “políticamente correctos” como la educación, la seguridad nacional (contra enemigos externos) y el desempleo.


    Entre 2009 y 2012 se registró un aumento en el número de tiroteos en escuelas e incidentes dónde una persona “inestable” había abierto fuego contra gente inocente, aunque el repunte fue marginal la opinión pública en contra de la posesión de armas cambió. En Diciembre de 2011 se registraron 1,410,937 trámites de antecedentes², si bien no todos completan el proceso para adquirir un arma, este es un buen indicador de cuántas personas “querían hacerlo”.

    Según la NSSF (National Shooting Sports Foundation) sólo en el mes de Diciembre de 2011 se registró un incremento en la venta de armas del 24.5 por ciento respecto del año anterior. Según otras fuentes, el incremento fue de más del 70 por ciento. Lo que es un hecho, según la NSSF es que entre 1998 y 2001 (antes de septiembre 11) se producían en promedio poco más de 600,000 armas, ya sea para consumo interno o exportación, después de los ataques terroristas en Nueva York ese número se incrementó a 900,000; sin embargo, en 2011, después de una serie de comentarios (o rumores) sobre restricciones en la venta de armas de fuego, la producción se elevó hasta alcanzar 1,868,268 armas cortas y 456,000 armas largas fabricadas en la unión americana.

    En medio de una de las peores crisis económicas de los últimos años la única industria que creció de forma sostenida (23% al año) fue la industria manufacturera de armas de fuego. El “susto” de una política anti-armamentista en Estados Unidos, que nunca se concretaría, incitó al aumento en la demanda de armas de fuego que provocó una masiva sobreproducción de armas de fuego. Si bien muchas de esas armas acabarían en manos de coleccionistas, deportistas, personal de seguridad y ciudadanos comunes en Estados Unidos, miles de esas armas encontraron su camino a otros países.


    Entre 2009 y 2011 Barack Obama ordenó una retirada escalonada de las tropas estadounidenses otrora estacionadas en Afganistán e Iraq, como dato curioso señalaré que el ejército considera más barato dejar su “arsenal” en el lugar del conflicto que traerlo de vuelta, así que todas las armas de estos conflictos se quedaron atrás. En Estados Unidos la sobreproducción de armas había dejado a los vendedores minoristas de armas demasiado surtidos, los que los orilló a venderle a “quién sea”, así, querido lector, llegamos a la encrucijada de la venta de armas a cualquier cantidad de grupos del crimen organizado.

    Rápido y furioso: la democratización de la violencia.
    Es inocente pensar que el operativo rápido y furioso es el origen del tráfico de armas de Estados Unidos a México. El contrabando de armas de Estados Unidos a territorio mexicano es un fenómeno que ocurre desde que existen armerías en Estados Unidos. Durante el segundo Imperio en México Benito Juárez (1862-65) compró armas a través de canales diplomáticos, más tarde para llevar a cabo la revolución (1910-11) Madero haría lo mismo y durante el siglo XX el ejército mexicano al servicio del ejecutivo haría lo propio.


    Lo que hace del operativo rápido y furioso tan relevante es que con el consentimiento, o al menos conocimiento, de la patrulla fronteriza, agentes aduaneros, ATF y otra docena de organismos, se lograran cruzar centenares y hasta miles de armas hacía México, un asunto que no preocupó al gobierno de Estados Unidos sino hasta Diciembre 14 2010 que el agente de la patrulla fronteriza Brian Terry murió en la frontera entre México y Arizona, víctima de las mismas armas, fabricadas en USA, que habían cruzado a México en complicidad de las autoridades americanas.

    Miles de armas en calibres prohibidos por la legislación mexicana, encontraron su camino hasta las manos de miembros de las más infames organizaciones criminales del país, recrudeciendo aún más la violencia en México. La respuesta del gobierno de Obama fue una investigación que concluyó con algunos arrestos sin trascendencia y un inaudito incremento en la venta de armas de fuego en territorio estadounidense al reavivar el debate sobre una “nueva disposición presidencial" que restringiría la venta de armas al público.

    En México los efectos de esta masiva oferta de armas se tradujo en un incremento exponencial de delitos de alto impacto y, en consecuencia, las calles se tiñeron de rojo. A diferencia de nuestros vecinos del norte, nuestros cuerpos policiales se encontraron rápidamente rebasados en todos los aspectos por delincuentes mejor armados y más determinados. La respuesta del gobierno mexicano ante esta situación fueron las reformas de 2008 en materia constitucional y la reticencia de permitir que los ciudadanos adquiriesen más derechos sobre la tenencia de armas de fuego.

    En términos prácticos es imposible determinar el número de armas en México sin embargo se especula que por cada arma legalmente adquirida se adquieren cuatro ilegalmente. Desde 2006 se registró un aumento en el número de armas cortas (para protección de domicilio) que vendía legalmente DCAM. Según Miriam de Regil, en su reportaje para el financiero, entre 2006 y 2012 se ha registrado un incremento del 331% en la venta legal de armas de fuego en México, lo que significa que existe 1 arma por cada 41 personas en México. Según otras fuentes 1 de cada 20 personas tienen armas en el país.


    La democratización de la violencia.
    El término democracia significa “el gobierno del pueblo” y pretende empoderar a los miembros de una comunidad al aterrizar el poder de las altas esferas al ciudadano común, pero la democracia es más que eso, es poner al alcance de las mayorías las herramientas para decidir y si bien hace 100 años se trataba de un esquema retórico hoy en día es un efecto que permea todos los aspectos de la vida moderna.

    La democratización va más allá de la política interactuando en procesos similares, abriendo otrora sistemas cerrados y rompiendo jerarquías. Pensemos en la cultura antes de manera jerárquica se establecían tendencias, modas y estilos que emulaban a la realeza, hoy las tendencias modas y estilos pueden ser impuestos por cualquiera. Si antes un grupo en el poder “ordenaba” ahora debe adaptarse. Las revoluciones técnico-científicas dieron paso a un mayor acceso a las herramientas para crear nuevos escenarios y transformar ideas en proyectos.

    La democratización de la tecnología y la información significa que cualquiera puede hacerse de cualquier cosa. Pensemos en Al Qaeda, cuando los militares entraron en casas de seguridad en Kabul, encontraron manuales enteros sobre la fabricación de armas, manuales que no constituían un robo de documentos ultrasecretos de una base militar en Estado unidos sino de documentos descargados directamente de Internet. Cualquiera con acceso a Internet y la voluntad de hacer, en este mundo democratizado, puede hacer lo que sea.

    Según Farred Zakaria, en su libro “The Future of Freedom”, el fenómeno de la democratización de la violencia obedece a un choque de fenómenos sociales a gran escala, desde la revolución tecnológica, al crecimiento de las clases medias y la distribución de la riqueza y el colapso de mecanismos inoperantes de corte político-económico-social, pero una de las más influyentes es Estados Unidos, ya que su sistema político-económico-social es tan democrático, el efecto democratizador es abrumador.

    En México, la violencia es un fenómeno directamente proporcional a la corrupción y complacencia de las autoridades del estado, la obsesión por la unanimidad y el control estatal (anti-democrático) y el hecho de que algunos han logrado crecer (formando clases medias alternativas) realizando actividades ilícitas. El factor que terminó de voltear la balanza fue, sin duda, la democratización norteamericana en la industria de la fabricación de armas (un negocio de 4.5 billones de dólares) que permitió cruzar miles de armas de estados unidos a México.

    El futuro es incierto, las compañías fabricantes de armas de fuego seguirán fabricando sus productos, el gobierno de Estados Unidos a través de sus agencias seguirán deteniendo a unos y dejando pasar a otros. De nuestro lado, el gobierno seguirá condenando la violencia y matando el problema a billetazos, agarrando a unos y haciéndose tontos con otros, los ciudadanos mexicanos seguiremos con justificada desconfianza en nuestras autoridades y sólo 1 de cada 4 tendrá sus armas en regla en el marco de la democratización de la violencia y lo demás…es historia.

    Notas para entender la historia:
    ¹ Preparatoria Dunbar, Chicago, Illinois, Enero 9 2009. Después de un partido de basquetbol Georgio Dukes empezó a disparar con una pistola 9 mm desde el interior de su camioneta a una masa inerte de personas, hirió a 5 personas, 3 de ellas de gravedad.

    ² El trámite de antecedentes o “background check” es el trámite que se realiza para poder adquirir un arma legalmente en los Estados Unidos, consiste en una referencia “positiva” o “negativa” otorgada por la NICS (National Instant Criminal Background Check System).

    18 Year Old Charged In Dunbar High Shootings

    Autor: Kuno
    Comentarios 6 Comentarios
    1. Avatar de chuyo
      chuyo -
      Si en nuestro país fuera un derecho el usar una arma , en muchos de los casos seria muy diferente, para los delincuentes no seria tan fácil el hecho de hacer daño o amedrentar a los demás. Pero pues es bien sabido que el gobierno le tienen miedo a que los civiles se armen, si así ya ven lo que pasa en michoacan, puebla. Saludos a todos. Excelente aportación con este tema
    1. Avatar de katharsis7
      katharsis7 -
      Excelente articulo, bastante claro. Saludos.
    1. Avatar de Prof68
      Prof68 -
      Un comentario, no creo que EEUU tenga la responsabilidad de la violencia en México, ese discurso es más bien de los políticos para expiar su culpa, yo creo que las causas son más profundas; tiene que ver con la economía, la cultura de la corrupción, la falta de oportunidades para trabajo y educación, y la misma falta de educación, es cierto que a veces la oferta crea la demanda, pero en el caso de las armas, los 4,000 años de historia demuestran que ha sido la demanda la que ha creado la oferta. no creo que si EEUU deja de pasar armas por la frontera, la necesidad desaparezca, tampoco creo que la gente no las busque en otros mercados, como Belize, Guatemala incluso China.
    1. Avatar de Kuno
      Kuno -
      Cita Iniciado por Prof68 Ver Mensaje
      Un comentario, no creo que EEUU tenga la responsabilidad de la violencia en México, ese discurso es más bien de los políticos para expiar su culpa, yo creo que las causas son más profundas; tiene que ver con la economía, la cultura de la corrupción, la falta de oportunidades para trabajo y educación, y la misma falta de educación, es cierto que a veces la oferta crea la demanda, pero en el caso de las armas, los 4,000 años de historia demuestran que ha sido la demanda la que ha creado la oferta. no creo que si EEUU deja de pasar armas por la frontera, la necesidad desaparezca, tampoco creo que la gente no las busque en otros mercados, como Belize, Guatemala incluso China.
      Tiene usted toda la razón compañero, es un ejercicio reduccionista aseverar que todas las desgracias de este país son culpa de los norteamericanos, no es la intensión de este artículo hacer tal afirmación, en otro artículo, publicado en este foro hago una delimitación de nuestra responsabilidad social y política al respecto: "la apología del delito". El objeto de esta pieza era compartir una idea simple: Obama desató la psicosis del pueblo norteamericano sobre la tenencia de armas de fuego y produjo una venta masiva de armas de fuego, más aún que después de Septiembre 11 de 2001.

      Le recomiendo también leer el anillo de fuego, respecto de su comentario de oferta y demanda, también está en este foro... gracias por sus comentarios.

      saludos
    1. Avatar de Jorgechz
      Jorgechz -
      Excelente reportaje, muy buena informacion aunque triste para los que nos gusta la legalidad, cada dia mas restricciones del Gobierno a donde vamos a parar.
    1. Avatar de Sagara
      Sagara -
      Excelente aporte compañero, ilustrativo y claro... lo cual deja mucho que pensar!