MéxicoArmado: El portal de armas más grande de habla hispana

Puedes registrarte de forma gratuita y convertirte en miembro de esta gran comunidad. ¡Al registrarte, podras participar en los foros y acceder a contenido exclusivo para miembros!

En pro de la Cacería Responsable, el Tiro
Deportivo y la Cultura de las Armas

Cobra Silenciadores
  • Benigno Benjamín Villanueva (1815-1872) El argentino que luchó por México.


    Uno de los miembros de la familia Villanueva escribió una singular historia: Benigno Benjamín Villanueva (1815-1872) se llamó este aventurero que siendo el General Villanokoff en el ejército imperial ruso, falleció en combate en Afganistán. Sobre él habla el General Paz en sus "Memorias". Le dedicaron algunas páginas: Nicolás Granada y Wenceslao Paunero. Pastor Obligado también lo evocó en su clásico libro "Tradiciones Argentinas".

    Hijo de Don Miguel Villanueva (nacido en Mendoza, militar, tomó parte en la Reconquista de Buenos Aires luego de las Invasiones Inglesas al frente del contingente de Cuyo. Se incorporó al Regimiento de Granaderos a Caballo e intervino en la campaña libertadora del Perú) y de Doña Rafaela Lozada y Reyes. Benigno nació en 1815 en el barrio de San Nicolás de la ciudad de Buenos Aires. En abril de 1835, jugando al billar en el Café de Los Catalanes, contiguo al teatro Argentino y a la Iglesia de la Merced, surgió una disputa con su contendiente ocasional por la posesión de un cigarro de hoja. El incidente terminó trás el paredón de la Merced. El porteño Villanueva, mató en duelo criollo a su adversario y, en castigo, fue alistado como soldado raso. En seguida es cabo, y en 1839 es ascendido a teniente de caballería. Interviene en los combates de Chascomús y Arroyo del Medio, y luego lo mandan a la Banda Oriental, a servir en las tropas de Oríbe, en el sitio de Montevideo.

    Apenas se le presenta la oportunidad, Benjamín Villanueva se pasa a las filas unitarias. Se hace amigo de los oficiales Bartolomé y Emilio Mitre, Emilio Conesa y otros. El general Paz, que arriba a Montevideo evadido de Buenos Aires, lo designa como uno de sus ayudantes cuando parte a Corrientes a formar su ejército. El 28 de noviembre de 1841, Paz destroza en Caaguazú a las tropas rosistas de Pascual Echagüe, gobernador de Entre Ríos, y Villanueva participa en esa reñida batalla.

    Villanueva abandona el ejército unitarIo y emigra al Brasil. El ex presidente de México, general López de Santa Anna, allí desterrado, lo contrata para enfrentar la invasión norteamericana que busca adueñarse de Nueva México y la Alta California. Villanueva pelea contra los yanquis en México, en las batallas de Angostura, Sacramento, Buenavista y Cerro Gordo (abril de 1847). En todas ellas, Santa Anna, nombrado otra vez presidente, es derrotado. Y el 14 de setiembre de ese año de 1847 la capital de México capitula ante las tropas yanquis.

    Villanueva abandona el ejército mexicano y marcha a California donde en enero de 1848 el descubrimiento de oro en el valle de Sacramento despierta una especie de locura colectiva. Villanueva recuerda sus años de comerciante, junto a su padre, y abre una tienda de comestibles, amasando una pequeña fortuna, hasta que su ansia aventurera lo lleva viajar rumbo a España.

    Allí encuentra al poeta argentino Ventura de la Vega, quien lo presenta al general Prim (célebre político y militar español asesinado en Madrid en 1870), jefe del partido progresista. Este lo incorpora como agregado en una misión militar de observación en la guerra de Crimea que sostiene Rusia con el imperio. El estallido en 1854 de la guerra ruso-turca lo encuentra a Villanueva peleando en favor de los otomanos, ya que el general Prim se había plegado a esas filas. Villanueva integró entonces el ejército turco.

    "En Crimea ya estaban combatiendo contra Rusia, ejércitos de Francia, Turquía e Inglaterra y hasta una división piamontesa. Pero no habían entrado en acción los expedicionarios cuando Villanueva, considerando que el enfrentamiento era desigual al batirse varias naciones contra una, toma partido, con la resignada anuencia de Prim, por el bando más débil, o sea el de los rusos", evoca Estanislao Garay.

    Trueca entonces el argentino su vacilante fez rojo por el gorro de piel cosaco para iniciar su más brillante etapa militar, y como teniente coronel del ejército zarista -al frente de la caballería- lucha contra las hordas otomanas. También cambia su apellido por el de Villanokoff. A la muerte en combate del coronel Ponekkine, su jefe, nuevos cambios sobrevinieron para Villanueva: hereda no sólo el grado de Ponekkine sino también su bellísima esposa rusa, con la que se casa.

    Villanueva-Villanokoff encabeza las tropas de vanguardia y se convierte en general, siendo una de las primeras figuras del ejército ruso. Muere en el Cáucaso en 1872, a los 57 años, en el levantamiento del Kan de Kiba.

    Nuestra historia apenas si registra el nombre de Benigno Benjamín Villanueva, pero en la de Rusia, Villanokoff reluce como uno de sus más bravos generales que al frente de sus escuadrones de caballería sobresalió en campañas resonantes y legendarias.

    Fuente: Benigno Benjamín Villanueva
    Comentarios 1 Comentario
    1. Avatar de Fernando Ricardez
      Que vida llena de aventura,extraordinario hombre y guerrero, vivió y lucho por sus ideales siempre al grito de ¡al ataque!