MéxicoArmado: El portal de armas más grande de habla hispana

Puedes registrarte de forma gratuita y convertirte en miembro de esta gran comunidad. ¡Al registrarte, podras participar en los foros y acceder a contenido exclusivo para miembros!

En pro de la Cacería Responsable, el Tiro
Deportivo y la Cultura de las Armas

Cobra Silenciadores
  • Sociedades Secretas Medievales: Los Asesinos


    Esta es la historia de un hombre que fue temido en su tiempo por Moros y cristianos, líder de una secta formada por una red de jóvenes fanáticos a quienes criaba y entrenaba en los maravillosos e inaccesibles castillos que poseía. Los educaba desde niños para mostrar siempre una absoluta obediencia y lealtad a su líder. Aprendían todas las lenguas y costumbres de la época, además de las técnicas necesarias para llevar al cabo asesinatos perfectos, ya fuera con el empleo de armas o por medio de la administración de poderosos venenos. El nombre de este personaje era Hasan-i Sabah el nombre de sus discípulos Asesinos.

    Es necesario entender un poco de la historia de la religión islámica para poder situar en su adecuado contexto la creación de esta sociedad secreta.

    Desde el momento mismo de la muerte del Profeta Mahoma, la religión islámica se dividió profundamente. Como sucesor o Califa al frente de la naciente religión quedó un amigo y compañero de Mahoma que fue elegido de entre su grupo de seguidores más cercanos, estos fueron llamados Sunnitas. Por el otro lado estaban un grupo de fieles que reclamaba el Califato para el primo y yerno del Profeta argumentando que existía un derecho sucesorio para los descendientes de Mahoma, estos fueron llamados Chiitas. Existen diferencias significativas en cuanto a las creencias e interpretación del Corán en cada una de estas facciones, estas diferencias se fueron profundizando con el paso del tiempo, no solo entre una corriente y otra. Dentro de la rama de los chiitas hubieron posteriores fracturas de las que surgieron diversas sectas, el laberinto de doctrinas que nos lleva a los asesinos va por esta ruta:


    Aunque llego a haber al mismo tiempo tres dinastías islámicas que controlaban cada una un territorio especifico, siempre estuvieron enfrentados entre sí, salvo algunos periodos en los que dominaron los chiitas, fueron las dinastías sunnitas las que tuvieron mayor poder. Fue en este contexto que surge este líder con el objetivo de derrocar a la dinastía sunnita en el poder, en ese momento los llamados Abasíes junto con sus aliados los Turcos Selyúcidas, para llevar al cabo una revolución social y religiosa que retomara el verdadero objetivo de la religión, según ellos desviada por los “usurpadores” sunnitas y que prometía mejorar la suerte de los desfavorecidos.

    La leyenda de los asesinos se difundió primero por el contacto de la cultura europea y musulmana en las cruzadas, después a través de los relatos de Marco Polo. Este último fue la fuente occidental más consultada durante los últimos cuatrocientos años en el tema de los asesinos.

    La palabra Asesino se incorporó a los vocabularios europeos a mediados del siglo XII gracias a los relatos que llegaron de Medio Oriente. Existe cierta confusión cuando se busca el origen etimológico de la palabra asesino. Tenemos tres aproximaciones, la primera viene de hassassin seguidor de Hasan, la segunda de hassissin consumidor de hachís y la tercera de asasiyyin que literalmente significa fundamentalista. Como pueden notar cualquiera de las tres podría tomarse como un origen válido para las traducciones que hicieron llegar los relatos de estos hombres a occidente. ¿Qué tiene que ver el hachís en esto? Bueno, está ampliamente documentado el uso desde tiempos antiguos de la cannabis indica en la cultura musulmana, principalmente con fines terapéuticos y su uso fue parte importante de la formación de los Asesinos.


    Marco Polo

    Esta es la descripción que hace Marco Polo del lugar donde se entrenaba a los jóvenes aspirantes:
    Al viejo le llamaban en su lengua Aladino. Había hecho construir entre dos montañas, en un valle, el más bello jardín que jamás se vio. En él había los mejores frutos de la tierra. En medio del parque había hecho edificar las más suntuosas mansiones y palacios que jamás vieron los hombres, dorados y pintados de los más maravillosos colores. Había en el centro del jardín una fuente, por cuyas cañerías pasaba el vino, por otra la leche, por otra la miel y por otra el agua. Había recogido en él a las doncellas más bellas del mundo, que sabían tañer todos los instrumentos y cantaban como los ángeles, y el Viejo hacía creer a sus súbditos que aquello era el Paraíso. Y lo había hecho creer, porque Mahoma dejó escrito a los sarracenos que los que van al cielo tendrán cuantas mujeres hermosas apetezcan y encontrarán en él caños manando agua, miel, vino y leche. Y por esta razón había mandado construir ese jardín, semejante al Paraíso descrito por Mahoma, y los sarracenos creían realmente que aquel jardín era el Paraíso.


    Fortaleza de Alamut

    En el jardín no entraba hombre alguno, más que aquellos que habían de convertirse en asesinos. Había un alcázar a la entrada, tan inexpugnable, que nadie podía entrar en él, ni por él. El Viejo tenía consigo a una corte de jóvenes de doce a veinte años; era los que adiestraba en el manejo de las armas, convencidos ellos también por lo que dice Mahoma, que aquello era el Paraíso. El Viejo los hacía introducir de a cuatro, de a diez y de a veinte en su mansión; les daba un brebaje para adormecerles, y cuando despertaban se hallaban en el jardín, sin saber por dónde habían entrado.

    Cuando los jóvenes despertaban y se encontraban en el recinto, creían, por las cosas que os he dicho, que se hallaban en el cielo. Y damas y damiselas vivían todo el día con ellos, tocando y cantando y dándoles todos los gustos, sometidas a su albedrío. De suerte que estos jóvenes tenían cuanto deseaban, y jamás se hubieran ido de allí voluntariamente. El Viejo, que tiene su corte en una espléndida morada, hace creer a esos simples montañeses que es el Profeta. Y así lo creen en verdad.

    La secta de los ismailíes nazaríes, donde surgen los asesinos, fue fundada en el año 1090, con la captura por parte de Hasan-i-Sabah, del castillo de Alamut, una fortaleza que era custodiada por un administrador al servicio del Sultán selyúsida de Turquía. La rendición se logró sin derramar una gota de sangre: Hassan envió primero a tres seguidores, una especie de sacerdotes llamados dai a “convertir” a los habitantes de las aldeas vecinas, al poco tiempo se habían convertido al ismailismo los propios soldados y habitantes de la fortaleza. Cuando Hasan fue introducido secretamente en el castillo, y el custodio se dio cuenta de que su fortaleza había sido ocupada pacíficamente decidió entregarla. Hasan le ofreció 3.000 dinares de oro a cambio del área que abarcara la piel de un toro, entonces dispuso que cortaran la piel en tiras muy estrechas con las que hizo un círculo que encerrara todo el peñón de Alamut.


    Peñon de Alamut en la actualidad

    Los asesinos se describían a sí mismos como los custodios de unos misterios sagrados y revelados progresivamente por medio de una iniciación regulada jerárquicamente. Según la interpretación que han hecho actualmente los estudiosos de este tema había nueve grados de sabiduría. Comenzaban con la reinterpretación del Corán, los errores doctrinales de otras ramas islámicas, seguían con los misterios cabalísticos, la revelación de los siete profetas, la doctrina de los doce apóstoles, estudios de matemáticas, las doctrinas filosóficas de Pitágoras, Platón y Aristóteles, después el misticismo, para terminar con el estudio de lo relativo al alma, los cielos y las inteligencias celestiales.

    Conquistaron nuevas fortalezas estratégicamente ubicadas lo que les permitió mantener una amplia región bajo su influencia en perjuicio del gobierno selyúcida (dinastía Abasí) de la época. Esto les hizo sufrir varias campañas militares en su contra, ya fueran ataques directos o sitios a las ciudades, pero siempre lograron mantenerse en pie. Cuando murió su principal enemigo y lo sucedió en el poder su hijo, el Sultán Sanjar, los asesinos le enviaron un peculiar mensaje de reconciliación: al despertar una mañana encontró clavada en el piso a un lado de su cama una daga, después recibió un mensaje de parte de Hasan que decía “Si yo no le deseara lo mejor al Sultán, esa daga hundida en el duro suelo habría aparecido clavada en las tiernas carnes de su pecho”. Después de este hecho se mantuvo un acuerdo tácito de no agresión en el que el gobierno acepto ceder ante los asesinos los impuestos y licencias que estos habían administrado hasta ese momento.

    Hasan-i-Sabah elevó el asesinato a una forma de arte consistente en maximizar la rentabilidad política mediante un mínimo costo de vidas y en ofrecer un método más humanitario para resolver diferencias políticas que el que proponía la carnicería y los costos de las guerras convencionales. El asesinato tenía la virtud poco común de intervenir directamente en los salones del poder y eliminar a los propios autores de las decisiones sin implicar al ciudadano de a pie, victima tradicional del aventurerismo político de sus dirigentes. Durante el reinado de Hasan y sus dos sucesores siguientes se registraron setenta asesinatos, la mayoría de las víctimas fueron musulmanes.

    Esta comunidad que existió por más de ciento cincuenta años en forma de Estado autónomo en un entorno extremadamente adverso, que extendió su influencia al grado que monarcas de regiones tan dispares como Alemania, Aragón y Yemen, entregaban tributos a cambio de protección. Se veían a sí mismos como la única secta islámica libre de error por lo que creían estar en su legítimo derecho de reclamar la dirección de mundo islámico en general.

    Sus fortalezas, con las maravillas arquitectónicas, literarias y culturales que guardaban fueron arrasadas por los mongoles que invadieron la región de Persia hacia la mitad el siglo XIII. Los sobrevivientes se dispersaron y fueron asimilados por diversas corrientes islámicas, otros migraron hacia la India, sur de Persia y lo que ahora es Afganistán.


    Aga Khan IV, Shah Karim al-hussayni

    Actualmente los Nazaríes representan alrededor del 10% de la población islámica mundial, el liderazgo de su secta reside en la figura del Imán ó representante de Dios en la tierra a quien corresponde la guía espiritual de su pueblo, el nombre del actual Imán Nizarí es Aga Khan IV, Shah Karim al-hussayni. Lejos quedaron atrás los tiempos en que esta rama chiita del islamismo era la más belicosa y extremista, ahora su líder se esfuerza por lograr mejores condiciones de vida para sus correligionarios dispersos la mayoría en países de África, Asia y Europa.

    Fuente: Templarios y Asesinos, la caballería espiritual, WASSERMAN, James. Templarios y Asesinos, La Caballería Espiritual, Barcelona, 2002, 395 p.

    Editado por: L0BER0
    Comentarios 13 Comentarios
    1. Avatar de mrko
      mrko -
      interesante
    1. Avatar de dragonbooster1995
      wow, que informacion y me gusto la Fortaleza de Alamut aunque en la actualidad este diferente y que interesante
    1. Avatar de reagan
      reagan -
      Yo que pense que solo eran personajes ficticios de peliculas (principe de persia) y videojuegos (assassins creed)... Buena informacion.
    1. Avatar de BGR2729
      BGR2729 -
      Buena informacion, siempre escuche los los sunitas y chiitas ahora le endiedo mas
    1. Avatar de alien_nasa
      alien_nasa -
      exelente tema
    1. Avatar de alien_nasa
      alien_nasa -
      excelente tema
    1. Avatar de German Mendoza
      Omar Kayam hace referencia, en alguno de sus libros, a los hassasin. Posteriormente en Europa y en el paso de los siglos, nacen sectas como los carbonari o carbonarios, la cosa nostra, la mafia, etc..
    1. Avatar de pprmz1975
      pprmz1975 -
      Ciertamente excelente explicacion de las ramificaciones del islam, como cultura general excelente.
    1. Avatar de jrefugio_hdz
      jrefugio_hdz -
    1. Avatar de 38Super-gabinobarrera
      Excelente post, muy explicativo. Saludos
    1. Avatar de Swiss Army knife
      No cabe duda ::: todos los dias se aprende algo. Esta informacion es sorprendente y muy interesante para mi. Nunca imagine que hubiera tal division en los musulmanes.
    1. Avatar de HorusCthulhu
      HorusCthulhu -
      Y de ahi salieron 2 grandes sagas de videojuegos.
    1. Avatar de Alfredo Ochoa
      Gracias. Por la información. Es increible