MéxicoArmado: El portal de armas más grande de habla hispana

Puedes registrarte de forma gratuita y convertirte en miembro de esta gran comunidad. ¡Al registrarte, podras participar en los foros y acceder a contenido exclusivo para miembros!

En pro de la Cacería Responsable, el Tiro
Deportivo y la Cultura de las Armas

Cobra Silenciadores
  • La Batalla de Camarón


    “En 1861, el Presidente Benito Juárez suspendió los pagos de la deuda externa mexicana. Esta suspensión sirvió de pretexto al entonces emperador de los franceses, Napoleón III, para enviar a México un ejército de ocupación, con el fin de crear en ese país una monarquía al frente de la cual estaría un príncipe católico europeo. El elegido fue el Archiduque austriaco Fernando Maximiliano de Habsburgo, quien a mediados de 1864 llegó a México en compañía de su mujer, la Princesa Carlota de Bélgica.”

    Durante la invasión francesa a México (1861-1867), específicamente el 30 de abril de 1863 tuvo lugar una muy famosa batalla entre las tropas del ejército liberal mexicano y la Legión Extranjera, librada en un pequeño poblado del estado de Veracruz ahora llamado Camarón de Tejeda.

    La historia que precede a la batalla es la siguiente: los franceses se disponían a enviar un importante cargamento desde el puerto de Veracruz hacia la ciudad de Puebla, tal cargamento era bastante valioso ya que consistía en varios millones de francos en monedas de oro, armas, municiones y demás pertrechos de guerra.

    Los franceses se enteraron de que el ejército enemigo (los liberarles mexicanos) planeaban interceptar el convoy en un punto entre La Soledad y Paso del Macho, asaltarlo, confiscar lo que pudieran y retirarse. Los oficiales franceses, apostados en el Cerro del Chiquihuite, muy cerca de lo que hoy se conoce como Atoyac en Veracruz enviaron la orden de detener la salida de la caravana, que en ese momento se encontraba en La Soledad, para después desplegar la infantería para peinar la zona.


    Era bastante probable que el mensaje con las ordenes a La Soledad nunca llegara, y que el convoy siguiera su rumbo a Puebla sin suficiente protección. Ante esta posibilidad se envió a la 3era Compañía de la Legión Extranjera para cubrirlos.

    Dos semanas antes habían desembarcado en el puerto de Veracruz un batallón de la Legión Extranjera, comandados por el coronel Jeanningros procedentes de Argelia, en este viaje arribó el Capitán D’Anjou, hombre de 35 años de edad, veterano combatiente y héroe de las campañas en Crimea y en Italia, que casi pone fin a su carrera militar en un penoso accidente cuando se disparó accidentalmente en la mano con su fusil y le tuvo que ser amputada. Para evitar causar baja del ejército, mandó fabricar una mano de madera cubierta de cuero la cual amarraba al muñón en su antebrazo.

    Es el Capitán D’Anjou quien se presenta como voluntario para comandar la 3era Compañía del Segundo Regimiento de la Legión Extranjera, en ese momento apostados en el Chiquihuite y partir hacia La Soledad a encontrar el convoy francés y protegerlo si es que este había partido sin ser prevenidos, o para peinar la zona y apoyar la vigilancia en caso de que las órdenes hubieran sido entregadas.


    La columna de 65 hombres y dos mulas cargadas con provisiones para un día y medio, salieron del campamento del Chiquihuite con destino a La Soledad, habían partido a la una de mañana cruzaron por Paso del Macho y para el amanecer estaban llegando a la aldea de Camarón.

    En el pueblo se encontraba la Hacienda de la Trinidad, la cual era partida en dos por el camino real que la cruzaba, a un lado se encontraban las chozas donde habían vivido los trabajadores y al otro el corral, que era un área cuadrada que estaba rodeada de una ancha barda de adobe de tres metros de altura por 50 metros de largo, en su interior se encontraban los cuartos que habían servido para el almacén de alimentos y utensilios de labranza. Todo se encontraba abandonado y casi destruido a causa de la guerra.

    Continuaron su camino y se detuvieron más adelante a descansar y preparar alimentos, protegidos por un bosque alejado del camino, los vigías detectaron el movimiento de tropas enemigas debido al polvo que se levantaba en el camino por lo que dieron aviso a sus compañeros, quienes se reagruparon para hacer frente a una posible agresión. Para conocer los movimientos de sus contrapartes el Capitán D’Anjou decidió regresar hacia donde se suponía podía encontrarse su enemigo pero no lograron ubicar las tropas, cerca de la hacienda escucharon un disparo proveniente de las ruinas, se movilizaron para cercar al tirador dentro de los edificios pero los encontraron vacios.

    Al no encontrar nada se dirigen de vuelta al Chiquihuite, no habían recorrido más que unos cientos de metros cuando la avanzada da el grito de alarma: Se encontraban de frente con un escuadrón de caballería que cargaba contra ellos a todo galope, El Capitán D’Anjou ordena formarse en línea para repeler la agresión. La caballería al ver la reacción detiene la carga para evitar el fuego de los fusiles franceses y se divide en dos secciones para rodear a los Legionarios y atacarlos por los flancos, el D’Anjou ajusta la formación de su compañía formando un cuadro que le permitiera presentar cuatro frentes a los embates de la caballería, colocando las mulas cargadas con las provisiones al centro para protegerlas mejor.


    Una vez rodeados, el comandante del escuadrón de caballería, Joaquín Jiménez, da la orden de cargar contra los Legionarios quienes responden disparando contra caballos y jinetes desatando el caos, las mulas de carga asustadas con los disparos huyen de la escena sin que los hombres que las retenían pudieran hacer algo para evitarlo, el escuadrón de caballería pierde varios hombres y ordenan la retirada, pero los invasores han perdido junto con las mulas sus alimentos y municiones.

    Antes de esperar a que la caballería se reagrupara, el Capitán D’Anjou ordena a su compañía dirigirse al corral de la hacienda para esperar cubiertos una nueva embestida. Una vez dentro organizan la defensa levantando barricadas y abriendo aspilleras en los muros, también ordena que algunos de sus hombres suban a los tejados para observar los movimientos del enemigo. Ya esta entrada la mañana y hace bastante calor, no tienen alimentos y sus reservas de agua se agotaron, sólo les queda una botella de vino la cual se reparten a tragos entre los Legionarios.


    Coronel Francisco de Paula Milán

    El Coronel Francisco de Paula Milán, jefe militar y gobernador de Veracruz, había acampado con tres batallones en La Joya a unos ocho kilómetros de Camarón, contaba con 650 hombres a pie y con 200 caballos, mas los voluntarios que formaban parte de las guerrillas que hostigaban a los invasores en la Tierra Caliente del Estado, tenia ordenes de Comonfort de cortar los suministros que llegaban por el camino del puerto de Veracruz a Orizaba. Cuando se enteró de la escaramuza que se estaba librando en la hacienda se dirigió con su brigada para acabar con el enemigo antes de lanzarse al ataque del convoy.

    Mientras tanto, la caballería al mando de Jiménez mantenía ocupados a los Legionarios con disparos esporádicos obligándolos a mantenerse a cubierto. Cuando llega el grueso de la tropa y han rodeado el corral, envían a un oficial con una oferta de rendición para los Legionarios, quienes la rechazan argumentando que tienen suficientes armas y cartuchos para resistir, obviamente no iban a rendirse si dar batalla, además de que buscaban ganar tiempo con la esperanza de recibir apoyo de las tropas francesas ubicadas en La Soledad. Es entonces que comienza el ataque.

    Olas de pequeños grupos se lanzan contra los muros siendo presa fácil de las balas y aportando gran número de bajas, los Legionarios están bien cubiertos detrás de los muros y tienen a su alrededor campo abierto sin obstáculos que favorezcan el acercamiento de la infantería, cuidan muy bien sus cartuchos para aprovecharlos al máximo. También dentro del corral de a poco van cayendo los soldados invasores. Metro a metro los liberales ganan terreno, los Legionarios ceden posiciones y se reagrupan cada vez más adentro de las ruinas. Son alrededor de las once de la mañana cuando el Capitán D’Anjou cae muerto por una bala en el pecho.


    Más tarde el Coronel Milán envía nuevamente a un oficial a ofrecer la rendición a los invasores, pero el soldado apostado en el tejado de la hacienda le responde el mensaje con el grito de “mierda”, con lo que nuevamente se desato la lluvia de balas sobre las maltrechas defensas de los Legionarios. Los atacantes deciden ya no intentar penetrar al patio y en su lugar prenden fuego a todo lo que sea combustible para inundar de humo el recinto, algunas horas más tarde cuando el fuego se ha consumido, los invasores se dan cuenta de que el enemigo ha tomado posiciones muy ventajosas, en ese momento quedaban 16 elementos capaces de combatir de un total de 65. Aun así siguen peleando y los que ya no tienen cartuchos cargan contra los liberales con las bayonetas caladas.

    Al final quedan en pie tres combatientes, el de mayor rango es el Cabo Louis Maine, de 30 años de edad quien solo se rinde con la condición de que les permitan conservar sus armas y equipo y que se le de atención a sus heridos, esta petición es recibida y acepta por el Coronel Ángel Lucio Cambas quien les respondió: “¡No se niega nada a hombres como ustedes!”


    Después de la batalla ante el Coronel Milán son presentados los sobrevivientes quien al verlos dice “¡Pero ustedes no son hombres, son demonios!” gira instrucciones al Doctor Francisco Talavera de que atienda a los heridos y se les proporciona agua y alimentos a los sobrevivientes.

    Se cavan fosas comunes para enterrar los cadáveres, los Legionarios son despojados de todas sus ropas y equipo, que serán aprovechados por las tropas Liberales. La relación de muertes es abrumadora de 45 a 50 legionarios por al menos 300 de los liberales. Entre las bajas más sensibles está la del Jefe de Estado Mayor de Milán, el Teniente Coronel José Ayala.

    Milán y su brigada se retiran hacia Huatusco después de pasar la noche en Camarón, lleva consigo a los heridos a quienes les siguen brindando atención médica de acuerdo a sus posibilidades. Cuando llegan noticias a Jeanningros de los hechos, por conducto de un sobreviviente que escapo después de ser dado por muerto, movilizan a todas las tropas disponibles desde el Chiquihuite y Paso del Macho hasta La Soledad buscando a los más de dos mil hombres que habían acabado con la 3er Compañía de su Regimiento.

    El convoy con el oro, tropas y equipos que tenía como destino Puebla finalmente llego a su destino. Los sobrevivientes fueron después usados en un intercambio de prisioneros. La mano de madera del Capitán D’Anjou fue tomada como trofeo por las tropas mexicanas aunque es recuperada después por el Coronel Jeanningros comandante del 2do. Regimiento de la Legión Extranjera.


    La mano de madera del Capitán D’Anjou fue enviada al Cuartel General de la Legión Extranjera en Sidi-bel-abbés en Argelia y se venera como una reliquia de esta batalla. Posteriormente fue trasladada al nuevo cuartel general cerca de Marsella, Francia.

    Esta batalla tiene el apodo del “Beau Gest” que significa Bello Gesto. Hay dos (o más) versiones de lo que esto significa, por un lado está la versión francesa que destaca el valor y el sentido del deber que mostraron los Legionarios al combatir a una fuerza inmensamente superior en número, conscientes de que su destino sería la muerte segura, ya fuera en la batalla o fusilados si caían prisioneros, con el objetivo de cumplir su misión de proteger el convoy.


    Por el otro lado está la versión que enaltece el coraje y la determinación que mostraron los combatientes mexicanos al enfrentarse, sin entrenamiento y equipo, a los mejores soldados del mundo en ese momento. Además del comportamiento de los militares mexicanos al respetar la vida de los prisioneros, atendiendo al enemigo herido y rindiendo honores militares a los caídos, reconociendo las virtudes militares de sus oponentes.


    Fuentes: Blog Paso del Macho, Blog Aniversario de la Batalla de Camarón, Fotos

    Editado por: L0BER0
    Comentarios 20 Comentarios
    1. Avatar de HALCON28
      HALCON28 -
      excelente aporte y muy interesante historia gracias!!!
    1. Avatar de rofe45
      rofe45 -
      Muy bueno, exelente historia. Son las cosas de la historia de mexico que no se conocen.
    1. Avatar de comunicador
      comunicador -
      Resulta significativo que para los Legionarios, con tantas batallas libradas, la de Camarón sea una de las más emblemáticas; en tanto que en México difícilmente se encuentra a alguna persona que conozca esta histórica lucha llena de simbolismos. Gracias por aportar.
    1. Avatar de mingomax1
      mingomax1 -
      Muy interesante, este tipo de relatos siempre es bueno conocerlos.
    1. Avatar de Octavio Cortes
      Muy valientes los mexicanos como los franceses, pero no cabe duda que por defender nuestro territorio los mexicanos somos capaces de hacer muchas cosas.
    1. Avatar de ANGEL_MC
      ANGEL_MC -
      Gran historia, gracias.
    1. Avatar de hmenchaca
      hmenchaca -
      Muy buena crónica!
    1. Avatar de TylerDurden
      TylerDurden -
      excelente historia
      pero si las mulas con el oro se habia escapado , como llegaron a Puebla???
      si se habia escapado y los legionarios se atrincheraron en la hacienda , hubiera sido mejor ir tras las mulas asi tenian el oro y no hubieran tenido tantas bajas ... digo ...es facil decirlo aqui verdad jejeje pero eso hubiera hecho yo
    1. Avatar de sgt.show-c
      sgt.show-c -
      somos buenos para los fregadasos entonces!!!!! luchamos contra los mas preparados y mejores militares de la epoca, eso habala de que el mexicano es bien entron a la hora de los moquetazos, exelente aporte compañero, muchas gracias!!!
    1. Avatar de L0BER0
      L0BER0 -
      Cita Iniciado por TylerDurden Ver Mensaje
      excelente historia
      pero si las mulas con el oro se habia escapado , como llegaron a Puebla???
      si se habia escapado y los legionarios se atrincheraron en la hacienda , hubiera sido mejor ir tras las mulas asi tenian el oro y no hubieran tenido tantas bajas ... digo ...es facil decirlo aqui verdad jejeje pero eso hubiera hecho yo
      Buen dia Compañero, dejeme aclarar este detalle. Las mulas que perdieron los legionarios eran las que cargaban con sus viveres y municiones para una misión que duraria 36 horas.

      El cargamento de oro y suministros era transportado en carretas, que al momento de la batalla se encontraban estacionados en La Soledad.

      Saludos
    1. Avatar de reyeduardo
      reyeduardo -
      debo mencionar que esta batalla es recordada año con año con gran solemnidad en todo destacamento de la legion extranjera , al grito de" somos demonios" han combatido desde esa fecha asta nuestros dias y no hay recluta que no haya sido adoctrinado bajo la mitica leyenda de lo sucedido en cameron les dejo algunas ligas
      [video=youtube;]http://www.youtube.com/watch?v=[/video]
      [video=youtube;]http://www.youtube.com/watch?v=[/video]
    1. Avatar de venado astuto
      Excelente aporte compañero pero como dicen La historia oficial siempre será escrita por los ganadores, en este caso los dos bandos se sintieron ganadores y por ello las dos versiones. La que se cuenta en México y la que se enseña en Francia.
    1. Avatar de xantipo
      xantipo -
      Excelente articulo, una historia poco conocida.
    1. Avatar de salvador duarte
      Debido a que NOSOTROS LOS MEXICANOS perdonamos las vidas de los franceses, es que se recuerda en Francia esas fechas, no solo como un honor a sus tropas, sino un reconocimiento a los mexicanos que les pedonaron la vida cuando esa no era la costumbre, eso nos enaltecio y nos sigue enalteciendo hasta nuestros dias, con el pueblo Frances. Y por favor corrijanme si al decir esto me equivoque.
    1. Avatar de L0BER0
      L0BER0 -
      Cita Iniciado por salvador duarte Ver Mensaje
      Debido a que NOSOTROS LOS MEXICANOS perdonamos las vidas de los franceses, es que se recuerda en Francia esas fechas, no solo como un honor a sus tropas, sino un reconocimiento a los mexicanos que les pedonaron la vida cuando esa no era la costumbre, eso nos enaltecio y nos sigue enalteciendo hasta nuestros dias, con el pueblo Frances. Y por favor corrijanme si al decir esto me equivoque.
      No se equivoca compañero, uno de los factores que "obligó" a los Legionarios a pelear de esa manera es que ellos asumieron que si los capturaban vivos los iban a fusilar. Por eso el nombre de "Beau Gest" (bello gesto) tiene sentido para los dos bandos, unos por su bravura y otros por su clemencia.

      No solo les perdonaron la vida, sino que le brindaron atención médica a los heridos y trataron dignamente a los prisioneros.
    1. Avatar de corvus corax
      corvus corax -
      donde la legión ganó el titulo de nunca rendirse ... Y el perdon de los Mexicanos para regresar a su país
    1. Avatar de Kuno
      Kuno -
      Muy interesante, buen aporte
    1. Avatar de TREJO
      TREJO -
      La batalla de camarones es una historia llena de valor y sacrificio por ambas partes y ay otro grito en la legión "PRIMERO MUERTOS QUE PERMITIR OTRO CAMARONES" y durante la batalla de den bien po fue celebrada que similitud no creen excelente articulo cada ves que leo sobre la batalla me exalta el recordar este echo
    1. Avatar de mario.galarza
      Una pequeña batalla pero de gran significado para la legion y una victoria para el bando liberal mexicano.
    1. Avatar de 38Super-gabinobarrera
      Esto no lo enseña la SEP