MéxicoArmado: El portal de armas más grande de habla hispana

Puedes registrarte de forma gratuita y convertirte en miembro de esta gran comunidad. ¡Al registrarte, podras participar en los foros y acceder a contenido exclusivo para miembros!

En pro de la Cacería Responsable, el Tiro
Deportivo y la Cultura de las Armas

Cobra Silenciadores
  • Avances en el fusil de cargador


    Detalle de una carabina norteamericana Sharps

    Una vez decididos por un determinado sistema de retrocarga, los ejércitos de todo el mundo se pusieron a considerar la adopción de un fusil de cargador, para dar al soldado más potencia de fuego. Desde luego, hubo argumentaciones contra esto; si se le da al soldado un cargador lleno, decían los que se oponían, éste disparará toda la munición en cuanto vea al enemigo a un kilómetro. Pero el asedio de Plevna (1877) demostró que esto no tenía por qué ser así necesariamente. En Plevna, los defensores turcos, cada uno con 500 cartuchos, iban armados con carabinas Winchester con cargador y repelieron varios ataques rusos con una devastadora y disciplinada potencia de fuego. Esto demostraba que un ejército sin un fusil de cargador estaba en desventaja. A pesar de su éxito en Plevna, el Winchester americano se usó muy poco como arma militar; pero introdujo el cargador tubular, en el que se llevaba una fila de cartuchos en un tubo que iba debajo del cañón. Cada cartucho era empujado hacia atrás por un muelle y alimentaba la recámara al accionar una palanca que también montaba el martillo. Esto funcionaba bien con balas de punta blanda, pero con las balas con camisa de pequeño calibre que los militares estaban pensando en usar, se corría el riesgo de detonar la cápsula del cartucho siguiente, por el culatazo de retroceso; en consecuencia, el cargador tubular no consiguió la confianza.


    Mecanismo del fusil Lebel de cerrojo, mostrando cómo descansa la munición en el cargador tubular de debajo del cañón. El cerrojo está cerrado, con un cartucho dispuesto para ser disparado; el elevador de cartuchos está abajo, listo para subir un nuevo cartucho, una vez que el muelle le haya llevado encima del elevador

    A pesar de eso, los franceses adoptaron el cargador tubular para su fusil Lebel de 8 mm (1886), como lo hicieron los alemanes con su fusil Commission (1888), porque se trataba de una solución bastante rápida. El fusil de cerrojo James Paris Lee, un escocés que emigró a los Estados Unidos, había desarrollado un fusil de cerrojo. Debajo del cerrojo iba una caja metálica, dentro de la cual los cartuchos iban colocados encima de un muelle. Al abrir el cerrojo, el muelle forzaba a los cartuchos a subir contra un tope; y el cerrojo Ilevaba el cartucho de arriba a la recámara al cerrarse. Después del disparo, la apertura del cerrojo extraía la vaina vacía del cartucho y al volver a cerrarlo, se cargaba un nuevo cartucho. La caja se podía sacar para volverla a llenar y el fusil iba provisto de un cargador aparte para recargar rápidamente cuando se estaba en combate. Lee había fabricado algunos fusiles deportivos basándose en este principio y, después de serias pruebas, el ejército británico adoptó el cerrojo y el cargador de Lee en el fusil Lee-Metford. Metford era el diseñador del cañón. Otra innovación fue la adopción de una bala con camisa, de 0.303 pulgadas de calibre, una reducción considerable del calibre 45, que era el calibre normal en los fusiles militares de la época. La bala pequeña con camisa fue desarrollada por el comandante Rubin, del ejército suizo. Era de alta velocidad (dando más precisión) y, debido a su camisa metálica, no dejaba residuos de plomo en el cañón del fusil.


    Sección transversal del cerrojo Lee; el cerrojo acaba de abrirse, extrayendo la vaina vacía. Puede verse el sencillo mecanismo del gatillo y el muelle plegado que hace subir el cartucho, colocándolo enfrente del cerrojo cuando éste se cierra

    Los franceses tomaron la misma decisión, aunque utilizando una sólida bala de latón, con su fusil M 1886, como lo hicieron los alemanes con su fusil M 1888. Los alemanes se dieron cuenta de que su arma de cargador tubular había sido un error y le pidieron a Mauser que hiciera algo mejor. Mauser adaptó la idea del cargador de caja y fabricó un fusil con un cargador similar encerrado en la culata. Mejoró el cierre del cerrojo, encajándolo dentro de la recámara del cañón, y los fusiles Mauser desarrollados en la década de 1980 se exportaron al mundo entero. En Austria, el conde Mannlicher diseñó otro fusil de cargador, similar al Mauser en algunos aspectos, pero acabó por adoptar un cerrojo de movimiento recto y un cargador giratorio, aunque oculto en la culata. Este cierre recto se basaba en el funcionamiento de una leva: se tiraba hacia atrás del mango del cerrojo, haciendo retroceder un manguito, que arrastraba a su vez un perno roscado a lo largo de una leva en el cuerpo del cierre que le hacía girar. Había quien decía que era más rápido que un cerrojo giratorio, pero por regla general era más frágil. Los suizos adoptaron un diseño recto, mientras que los japoneses y los italianos copiaron el Mauser. Sólo los escandinavos y los americanos intentaron algo distinto, con el fusil Krag-Jorgensen, que tenía un peculiar cargador montado a un lado que alimentaba el arma a través de una trampilla.


    El fusil Mauser de cerrojo de 1871

    Otros países optaron por diversos tipos de cerrojo; Estados Unidos adoptó el Krag-Jorgensen, que tenía un cargador de alimentación lateral; Rusia, el Mosin-Nagant, un diseño belga que era decididamente poco interesante, igual que el japonés Arisaka y el italiano Carcano. El ejército alemán volvió al Mauser en 1898 y adoptó su Gewehr 98, el no va más del Mauser, con el que siguieron hasta 1945. El único gran paso que se dio después fue la adopción del sistema Lee-Enfield por parte de los británicos; utilizaba los sistemas anteriores de cerrojo y de cargador, pero ahora combinados con un nuevo cañón desarrollado por la Royal Small Arms Factory, de Enfield. Fue consecuencia de la adopción por los británicos del propulsor sin humo Ilamado cordita, lo que exigía un sistema algo diferente de rayado para conseguir los mejores resultados del arma. Hasta entonces, la infantería había estado dotada con fusiles largos, mientras que la caballería, la artillería, los ingenieros y otros, que sólo necesitaban un arma de defensa, Ilevaban carabinas cortas. Ahora bien, parece evidente que esto era antieconómico, puesto que significaba fabricar diferente armamento (aunque no fuese más que porque la caballería no podía tener la misma carabina que los ingenieros), aparte de todos los problemas de mantenimiento y repuestos. Consecuentemente, se desarrolló el Lee-Enfield corto, de cargador.


    El fusil Krog-Jorgensen procede de Noruega y se remona a 1894. Nótese el cargador de alimentación lateral

    Más corto que un fusil largo y más largo que una carabina, iba a ser la solución para todos, una idea que fue rápidamente acogida por los Estados Unidos (que abandonaron el Krag y adoptaron el Springfield, un diseño modificado del Mauser) y por Alemania. El nuevo Lee-Enfield hizo que los británicos adoptasen el cargador externo, una brida recta en la que se metían cinco cartuchos para alimentar el depósito de diez disparos del Lee-Enfield. Hablando en lineas generales, el sistema de cerrojo ha cambiado muy poco durante el siglo XX. El fusil para tiradores selectos británico L 42 A1, de calibre 7.62 mm, que todavía está en servicio en la actualidad emplea el mismo tipo de cierre que fue introducido en 1903 por el Lee-Enfield corto, con algunos cambios muy pequenos para simplificar su fabricación, mientras que el Mauser 66 SP para los tiradores selectos del ejército de la Alemania Federal, utiliza el mismo mecanismo Mauser 1898, también ligeramente mejorado a través de los años.

    Fuente: Enciclopedia de las Armas

    Editado por: Ernesto GS
    Comentarios 2 Comentarios
    1. Avatar de drklv
      drklv -
      Muy interesante compañero Ernesto GS, es bueno conocer los orígenes de los cargadores para fusiles. Bje aporte salu2
    1. Avatar de UXUL
      UXUL -
      Agradezco a los compañeros, amigos, ErnestoGS, Cocoliso y otros que se preocupen por mantenernos ilustrados sobre la fascinante historia de las armas, que a mi en lo personal me gusta mucho la historia de las diversas disciplinas, pero en este caso en especial la de las armas ... Yo siempre he notado una pequeña diferencia en años en cuanto a los sistemas de funcionamiento de las armas de fuego ... por ejemplo al infortunado Maximiliano y a sus 2 lugartenientes mexicanos, con los que corrió la misma suerte, los ultimaron con fusiles ... de chispa ???, bueno, fusiles que al final no eran de cartucho. si no que había que cargar ... para los que vivimos en Monterrey, ahí hay ( no se si estén todavía o ya se los hayan volado ) en el museo del Obispado, había unos 2 o 3 fusiles, unos moldes o crisoles para fundir y dar forma a las ojivas de vil plomo que usaban esos largos fusiles. Incluso el tiro de gracia, se lo dieron a ellos fusiles similares a los del protocolo de fusilamiento ... y a Max, se le prendió el saco de lana con el fogonazo, su fiel criado sordomudo Sebroh, le echó un balde de agua para apagarlo.
      NO me he salido del tema, lo que quería decir que este suceso fue en 1867 ... y veo en el interesante artículo que nos presenta Ernesto Gs, que ya había Mausers de cartucho, de repetición, en 1871 ... estamos hablando de solamente 4 años ... !!! ... o sea meditando sobre este interesante tema, repito, como en unos pocos años cambió lo del lento sistema de cargar c/rifle a el sistema de repetición, mas paráctico, con un poder de fuego inmensamente mayor, mas seguros, bueno, todo lo que ya sabemos , gracias por leer.