Ranchos anunciate 2014 NavajasyCuchillos
El dorado El dorado 2
  • El cartucho y su evolucion


    Un cartucho es un recipiente metálico que contiene la bala, la pólvora y el fulminante. Es del tamaño apropiado para ajustarse a la cámara de ignición de un arma de fuego. El fulminante es una pequeña carga de un elemento químico sensible a los impactos que se puede encontrar en el centro o en el borde de la parte posterior del cartucho. Un cartucho sin bala es un cartucho de fogueo, o se denomina cartucho a la carga de pólvora y municiones, o de pólvora sola, correspondiente a cada tiro de un arma de fuego, envuelta en papel o lienzo o encerrada en un tubo metálico, que puede contener solamente la pólvora, o ésta junto con el proyectil, o finalmente, ambos elementos y además el cebo.

    Antecedentes históricos

    Cartuchos de Papel
    Desde 1630 viene evolucionando, y hoy en día la combinación tan lograda de elementos lo ha convertido en una pequeña maravilla técnica muy difícil de mejorar.

    Existen fundados motivos para creer que el cartucho apareció por primera vez en España, donde lo empleo la artillería en la segunda mitad del siglo XVI, dándole el nombre de cachucho, probablemente a causa de llamarse así cada uno de los huecos que en la aljaba servían para contener las flechas.

    Ya Bernardino de Mendoza nos dice: “Los artilleros, hacen cachuchos o sacos para cargar más fácilmente y apresurar las rociadas...” (Teoría y práctica de la guerra, Amberes, 1595).

    Esta innovación pronto pasaría a las armas ligeras, siendo al parecer, las tropas de infantería suecas del rey Gustavo Adolfo las que hacia 1630 introducen el cartucho de papel para cargar sus fusiles.

    Este cartucho solo contenía la pólvora, lo que obligaba al tirador a realizar la carga en varios tiempos (introducir el cartucho de pólvora, el proyectil, cebar la cazoleta,...) y, por lo tanto, la capacidad de abrir fuego resultaba sumamente lenta. Había que introducir modificaciones en el cartucho que facilitaran mas la carga del arma, y en principio la cuestión fue solucionada con envolver el proyectil juntamente con la carga de pólvora. Pero esto no aceleró mucho la cuestión, dado que a causa del rayado del ánima del cañón había que forzar la bala esférica con la baqueta, teniendo en ocasiones que llegar a golpearla con mazo, función que reducía mucho la velocidad de fuego. Esto se solucionó en parte con la aportación de un francés, el capitán Claudio Minie, quien diseñó una bala cilíndrico ojival con base hueca donde se introducía una pieza tronco cónica de madera que al ser empujada por la fuerza de los gases, que produce la combustión de la pólvora, se introducía en la base hueca de la bala haciéndola aumentar de calibre y ajustar al ánima para tomar perfectamente las estrías. Posteriormente los ingleses perfeccionan la bala Minie logrando suprimir la necesidad de la cuña tronco cónica de madera.

    El empleo de esta bala facilitó la carga y posibilitó una cadencia de tiro de dos o tres disparos por minuto, pero no era suficiente, había que seguir cebando la llave. El cartucho tenía que seguir evolucionando hasta que se le añadiera el pistón o cebo para tener los tres componentes que permitieran realizar la carga de una sola vez.

    En 1799, Edward C. Howard, dio el primer paso al descubrir las pólvoras fulminantes, que podían hacer explosión o prenderse al ser golpeadas. Innovación a la que no se la encontró aplicación hasta que en 1807, el sacerdote escocés Alexander Forsyth inventa la llave de percusión donde utiliza la propiedad de las pólvoras fulminantes de inflamarse al choque. Posteriormente cuando se ve que la idea funciona, una serie de armeros comienzan a perfeccionar la idea hasta que armero ingles Egess, inventa el pistón. Solo faltaba ya que alguien encontrara la manera de unir el pistón al cartucho, y diseñara un sistema de retrocarga que evite el tener que cargar el arma por la boca de fuego. Y como las cosas complicadas siempre hay alguien que las hace fáciles, en 1836 gracias a Juan Nicolás Dreyse, ven la luz dos grandes inventos que revolucionaran el sistema de carga en las armas de fuego: el fusil de aguja y el cartucho combustible.

    El cartucho Dreyse, esencialmente consiste en una envoltura de papel que contiene ya los tres elementos básicos: pólvora, bala y cebo fulminante. Pero con un orden de colocación muy peculiar. El fulminante va situado delante de la carga de pólvora, en el fondo de un taco de madera, sobre el que se asienta una bala de plomo de forma ovoidea; de manera que al disparar la aguja debe atravesar todo el espacio ocupado por la pólvora para incidir en el pistón.
    Exceptuando Prusia la mayoría de las naciones consideraron el fusil de aguja y el cartucho Dreyse, un verdadero disparate, pero la realidad se impondría, y nunca mejor dicho, “por las armas”.

    El 3 de julio de 1866, en la batalla de Sadowa, los prusianos, mandados por Guillermo I, y los austríacos, a las órdenes de Bernedek, se enfrentaron durante ocho horas. La superioridad del armamento prusiano (el fusil de aguja) fue la causa de las cuantiosas pérdidas experimentadas por los austríacos (60,000 hombres).

    Esta batalla, y las escaramuzas que la precedieron, pusieron de manifiesto de una manera ejemplar las ventajas que tenían el fusil y la munición desarrollada por Dreyse sobre todos los demás que estaban en uso en el resto de las naciones europeas.

    A pesar de la incredulidad de algunos militares que propugnaron la idea de que al combatiente no se le podía dar tanta facilidad de abrir fuego, pues se derrocharía la munición en los primeros momentos del enfrentamiento, la realidad les demostró su necedad. Una nueva era se abría para las armas de fuego y la avancarga tenían sus días contados.

    Sin demora, todas las naciones de Europa, comenzaron a cambiar el sistema de carga de sus armas aceptando las ideas postuladas por Dreyse. Se inicia una corriente de progreso para mejorar el sistema, y en esta ocasión será Francia la que coge el relevo.

    Con la intención de disminuir la longitud de la aguja, pronto se variaría la colocación del pistón; aparece el cartucho Chassepot que lleva la cápsula iniciadora en el centro de un disco de cartón, que constituye el culote del cartucho; la envoltura es de papel parafinado recubierto con muselina de seda.

    En este cartucho ya podemos ver una gran semejanza con los actuales, claro está, a excepción de la vaina.
    Los cartuchos de papel tenían sus inconvenientes. La falta de resistencia y no resguardar de la humedad a la pólvora que contenían.

    Además de la acumulación de sarro que producen en la recámara, reduciendo el tamaño de la misma e impidiendo introducir un nuevo cartucho sin antes limpiarla, eran los nuevos problemas a solucionar.

    En 1836 Casimiro Lefaucheux, basándose en estudios del maestro armero Pauli, idea un nuevo cartucho que solucionará en gran parte los inconvenientes anteriores. Entra en escena el "cartucho de aguja" ("A broche"), con un diseño diametralmente opuesto a los anteriores y técnicamente muy avanzado para su época. Estaba formado por un vaina de cartón reforzada con un culote metálico, donde se situaba una aguja percutora exterior que incidía en un pistón situado en el interior del cartucho. La vaina de cartón dilataba en el momento del disparo, ajustándose a las paredes de la recámara e impidiendo el escape de los gases por la misma en el momento del disparo. Dado que la combustión se producía en el interior del cartucho, no se formaba sarro en la recámara, evitando tener que limpiarla a menudo.

    Parecía estar todo resuelto, pero en la práctica no fue así. Este sistema de espiga no dio buenos resultados debido a que el cartucho tenía un gran inconveniente en el peligro que supone la posibilidad de una ignición accidental al golpearse la aguja. En 1846, con la finalidad de evitar la humedad, se modifica el cartucho reformando la vaina que pasa a ser enteramente metálica.

    Militarmente no tuvo mucho éxito, y aunque subsistió en armas de caza pronto sería sustituido por un nuevo tipo de cartuchos.

    EL cartucho moderno
    Con objeto de utilizar en carabinas y pistolas de tiro de salón, Flobert desarrolla en 1845, un nuevo cartucho de vaina totalmente metálica (cobre) y escasa potencia. Como este cartucho no contiene carga de pólvora, siendo el fulminante el único elemento que interviene como iniciador y carga de proyección, podemos decir, que lo que hizo Flobert fue darle nueva forma a una cápsula fulminante, aumentándola de tamaño, alargándola y encajándole una pequeña bala esférica de 6 mm en la boca del cartucho.

    Lo más importante de este cartucho radica en el sistema anular de percusión que serviría de base a los modernos cartucho de percusión anular.

    El nuevo sistema consiste en un pliegue hueco, situado en la periferia del culote de la vaina, que además de hacer las veces de tope del cartucho con la recamara, sirve para alojar la sustancia fulminante. El impacto del percutor del arma sobre este pliegue provoca la ignición del cartucho.

    Este cartucho seria perfeccionado hacia 1857 por Horace Smith y Daniel Wesson. Estos dos armeros de Springfield (EE.UU) lanzan al mercado su revólver modelo nº 1 el “Frist Issue Revólver”, re calibrado para un nuevo cartucho, el . 22 Short (.22 Corto).

    Considerado como el primer cartucho moderno, el .22 Corto, fue desarrollado a partir del cartucho Flobert. Básicamente lo que hicieron los avezados armeros, fue añadir al cartucho una pequeña carga de pólvora negra, que le proporcionó más potencia, y cambiar la forma del proyectil, dándole forma ojival.

    La bala seguía siendo de plomo y del mismo diámetro que la vaina, sujetándose a ésta mediante un pequeño pliegue embutido en la base del proyectil y dejando al aire la mayor parte de la misma y su revestimiento lubricante (bala de talón o lubricada exteriormente).

    El éxito rápido y sin precedentes tanto del arma como de este pequeño cartucho, hizo que se diseñaran cartuchos de fuego anular más potente y de mayor calibre. Llegando a fabricarse calibres como el .44 Henry, o el que sería uno de los cartuchos de ignición anular más eficaces y potentes durante la Guerra de Secesión de los EE.UU., el 56 – 56 Spencer.

    Daba la impresión de sería el sistema definitivo; pero, al ir aumentando la potencia de los cartuchos y comenzar a utilizar las pólvoras sin humo (más potentes), aparece un gran defecto en el sistema de ignición. El problema radica en la necesidad de que el grosor del latón que forma el pliegue del culote del cartucho tiene que ser muy fino para permitir que la mezcla detonante pueda ser sensible al impacto del percutor lo que hace que la resistencia del cartucho sea muy limitada, y consecuentemente no pueda admitir mucha carga de pólvora, restando potencia al cartucho. A la postre, ante la imposibilidad de solucionar el defecto, haría que en este tipo de cartucho solo subsistieran los pequeños calibres (.22 Short ; .22 Long ; .22 Long Rifle; 22 “Wilcat” Long Rifle; 22 Winchester Magnum; 5 mm. Remington Magnum).

    Intentando solucionar el problema de los cartuchos anulares, en los Estados Unidos, el coronel Berdan, diseña un nuevo cartucho donde el fulminante está situado dentro de una cápsula de percusión que se aloja en un orificio practicado en el centro de la base del culote de la vaina, motivo por el que, para distinguirlos de los de percusión anular, serán denominados de percusión central. Este cartucho se fabrica mediante embutición, y tanto las paredes como el culote de la vaina pueden tener un mayor grosor que permite soportar mayores presiones que darán mayor inercia a la bala, aunque esta sea más pesada y de mayor calibre.

    Por esta misma época, en Inglaterra, Edward Boxer patenta un cartucho de percusión central cuyo procedimiento de construcción es más sencillo y económico. La novedad consiste en fabricar la vaina mediante una fina lámina de latón, que se enrolla alrededor de un molde metálico. El cilindro a sí obtenido, se ajustaba posteriormente a un culote metálico que contenía la cápsula detonadora. No hay duda que resultaba más fácil y más barato la construcción de la vaina pero, no prosperaría la idea, dado que la lámina de latón enrollado tendía a separarse de la base (culote) produciendo gran número de interrupciones en el arma. Por si esto fuera poco, las vainas fabricadas mediante este sistema, no se prestan a ser recargadas y poder utilizarlas varias veces.

    Este tipo de cartuchos Boxer sólo fueron empleados en Inglaterra, principalmente en fusiles (Snider y Martini-Henry), pero también hay que mencionar su utilización en algún arma corta como los revólveres Webley calibre .442 (fabricados en 1868 para la Real Policía Irlandesa).

    Dejaremos pasar un poco de tiempo y algunas experiencias fallidas o desechadas, para situarnos en el año 1873. En el Arsenal de Frankford, Filadelfia (EE.UU), con la intención de desarrollar un nuevo cartucho, se procede a experimentar con una serie de cartuchos de los diferentes sistemas utilizados por aquellos días. Básicamente, de esa experiencia, saldría lo que sería el tipo de cartucho que hoy conocemos, y cuyo concepto básico ha variado muy poco.
    No quisiera finalizar este recorrido en el tiempo sin citar algunas experiencias muy singulares.

    La primera de ellas fue la bala Hunt. Patentada en 1848, consistía en un proyectil hueco repleto de pólvora, y cerrado en su parte posterior con un disco de cartón dotado de un pequeño orificio para permitir la ignición de la carga.
    Estaba diseñada para utilizar en armas de avancarga, y de hecho fue utilizada en el “Salvaje Oeste”, por más de uno, para cargar su arma.

    Este sistema no tuvo mucha aceptación y fue desechado, pero en 1965, en los EE.UU, la firma californiana MBA Associates, presenta su pistola Mark I, arma que utiliza un nueva munición basada en la bala Hunt, la Gyrojet.
    Otra experiencia dotada también de un sistema muy peculiar de ignición, fueron los cartuchos de percusión central interior. Estos sirvieron de transición entre los anulares y los centrales exteriores. A simple vista, por fuera, son idénticos a los de percusión anular, y para poder diferenciarlos tendremos que fijarnos en las estampaciones o marcas de fábrica que llevan en la base del culote; como norma general, la mayoría de las veces, los de fuego anular llevan la estampación en el centro, mientras que los de percusión central interior la llevan en la periferia.

    Sin embargo, interiormente el sistema está compuesto de un pistón fijado a la base interior del culote, mediante un alambre que encaja en el pliegue donde, en los cartuchos anulares, va la substancia fulminante.

    Más recientemente, tenemos el cartucho “Trounds”. Diseñado en 1958 por David Dardick, se decía que estaba desarrollado para ser utilizado en armas factibles de ser empleadas en el interior de aviones. La vaina triangular de este cartucho, primeramente se fabricó en aluminio, pero posteriormente paso a ser realizada en Fortiflex (plástico polietileno). Dardick desarrolló varias pistolas en torno al “Trounds”(Dardick .38 Series 1,100, 1,500 y 2,000). Como broche final, nos resta mencionar el cartucho combustible desarrollado en 1983, por la H&K para el fusil “G-11”.

    Lo más destacable de ésta munición de reducidas dimensiones (34 mm. de longitud), es la ausencia de vaina y su forma rectangular. Todos los componentes del cartucho, a excepción del proyectil, son combustibles, no dejando residuos en el arma. La bala ojival de forma puntiaguda y calibre 4.7 mm., conserva su velocidad a larga distancias, ofreciendo una penetración en profundidad a distancias superiores a los 600 mts.

    ¿Que no depara el futuro?
    Actualmente parece ser que en los centros de Investigación y Desarrollo, los diseñadores e ingenieros, aprovechando los últimos progresos tecnológicos, experimentan con los cartuchos ya existentes con el fin de mejorar sus prestaciones, logrando proyectiles que cedan más energía en el momento del impacto o que tengan mayor penetración; que las pólvoras ardan sin dejar residuos corrosivos garantizando al mismo tiempo velocidades y energías máximas, minimizando el fogonazo y la sensación de retroceso. En definitiva, lograr cartuchos más potentes, fiables y precisos, es la prioridad a seguir.

    Fuente: El Cartucho y Su Evolucion

    Editado por: COCOLISOO
    A Magdalena Paz y MARIA Z les gusta esto.

    $
    a solo
    $
    a solo
    $
    a solo

    Comentarios 14 Comentarios
    1. Avatar de pacomoto57
      pacomoto57 -
      mas que exelente compañero...... gran informacion, la verdad este tipo de posteos nos ayudan mucho a los que estamos empezando en esto de las armas.....
    1. Avatar de lic.AFG
      lic.AFG -
      excelente tema, muy bien abordado y muy ilustrativo
    1. Avatar de BLAKSTER J
      BLAKSTER J -
      y a los que no tambien jjejeje, ya habia visto un documental de ello pero no deja de ser importante, menos para todos aquellos amantes de las armas, es tenerle amor a algo y querer saber todo de ello desde su creacion, saludos! buenos temas!
    1. Avatar de COCOLISOO
      COCOLISOO -
      Gracias por sus comentarios compañeros
    1. Avatar de vladimir1911
      vladimir1911 -
      muchas gracias por el
      aporte un saludo
    1. Avatar de WINBM
      WINBM -
      Cita Iniciado por cocolisoo Ver Mensaje
      gracias por sus comentarios compañeros
      q buen articulo la verdad ojala q pronto nos tenga otro... Saludos
    1. Avatar de rembao18
      rembao18 -
      exelente, buen aporte, algunos que somos nuevos en esto nos sirve muchisimo!!! gracias!
    1. Avatar de jperche
      jperche -
      Exclente, es muy interesante seguir la evolución de las armas.
    1. Avatar de COCOLISOO
      COCOLISOO -
      Gracias compañeros, puros comentarios positivos, vale la pena esforzarce, saludos.
    1. Avatar de chuleton72
      chuleton72 -
      hola a todos vivo en guadalajara tengo una llama 380 especial. pero no tengo cartuchos alguien me puede ayudar a conseguir aunque sea unos poquitos de natemano muchas gracias
    1. Avatar de WINBM
      WINBM -
      Hola compañero pues con el registro de tu arma los puedes conseguir donde venden cartuchos y artriculos para caseria
    1. Avatar de ramcas
      ramcas -
      muy buen articulo gracias por compartirlo!!
      saludos
    1. Avatar de predoriano
      predoriano -
      buen aporte.. y hablando de cartuchos, alguien podria decirme donnde conseguir cartuchos de calibre 12 2B(5 en fondo)
    1. Avatar de dragonbooster1995
      buena informacion y gran aporte

    $
    a solo
    $
    a solo
    $
    a solo