El ejercito aleman durante la 1ra Guerra Mundial tenia unas armas "secretas" que eran 2 cañones:

El cañon de produccion austriaca de la fabrica Skoda de 305 mm.



Y el cañon construido por Krupp de produccion alemana de 420 mm, disparaba un proyectil de 1 tonelada a 14 km de distancia.



Estos cañones fueron utilizados por el ejercito aleman para poder avanzar a traves de Belgica durante el Plan Schlieffen y se utilizaron principalmente en la ciudad de Lieja para destruir los 12 fuertes que rodeaban esa ciudad y que obstruian el paso por el rio Mosa, el bombardeo de los fuertes empezo el 12 de agosto de 1914 y para el 16 el ultimo fuerte habia sido destruido.
Tambien se utilizo el cañon krupp durante la batalla del Somme.